miércoles, 10 de febrero de 2016

invitados en el marino: las canciones de blacanova

Y estas, las canciones que han elegido Blacanova, las que más han escuchado durante 2015, algunas de la más caliente novedad y otras, auténticos clásicos de la cultura popular. Todas esforzadamente comentadas por los miembros del grupo para hacernos disfrutar más de la escucha.











fotografía de Cristina Rodríguez ibáñez y Juan Manuel Alonso García

La lista de Blacanova:

Las canciones de Armando:

The Funeral Party - The Cure
Siempre he pensado que hay determinados discos, libros y películas que hay que descubrir en un momento concreto de tu vida. Después ya no valen (o al menos sus efectos se reducen a algo meramente anecdótico). Si no hubiese descubierto a The Cure en el momento en que lo hice yo ahora sería otro. No sé si mejor o peor. Otro. En una época en que me obsesionaba más mi propia muerte que la de los demás esta canción se convirtió en mi mantra particular.

No me Enseñen la Lección - Mecano Mecano fueron un grupo clave. Mi primera cinta de casette me la regalaron los Reyes Magos. Era "¿Dónde está el país de las hadas?". Recuerdo que pasaba horas y horas encerrado en mi habitación escuchando la cinta el el radiocasete Panasonic, ajeno a todo lo demás. A Mecano los conocí gracias a mi hermana, que tenía el primer disco. Lo escuchábamos en el coche, de camino a la casa del campo. Creo que a todos mis hermanos les parecía un absoluto horror. Menos a mi hermana y a mí, claro. De este primer disco he seleccionado "No me enseñen la lección". Porque es la canción más triste del lp. Y porque es mi favorita.

Las canciones de Cristian:

The Owl - Sianspheric No podría dejar pasar para esta lista el nuevo single de mi banda favorita. Shoegaze / Space Rock en estado puro, que Sianspheric no sea la mejor banda del universo es algo extraño y a la vez trágico.

Celestite Mirror - Wolves in the throne room No es nada frecuente que el black metal se encuentre con los sintetizadores, reconciliándose ademas con el "Atom heart mother" the Pink Floyd. "Celestite" es un disco muy recomendable en general, aunque sólo sea porque puedes notar cómo tu corazón cambia de ritmo en algunos momentos de las canciones (recomendable a un buen volumen).

Las canciones de Edu: 

Good morning, captain - Slint Para mí la música oscura es este disco: Los patrones rítmicos y melódicos me hacen siempre imaginar escenas macabras en psiquiátricos abandonados en el sur de los EEUU. Me compré el abono del PS en 2007 al día siguiente de enterarme de que iban a tocar el Spiderland completo, y ha sido uno de los mejores momentos que recuerdo en un concierto (como espectador).

Glass museum - Tortoise Descubrí a este grupo en el 2006, precisamente en el festival territorios, y desde entonces me quedé completamente prendado de su mezcla entre jazz, kraut y post rock. Obviamente el espectáculo rítmico que dan dos baterías tiene mucho que ver con ello... al final la cabra tira p'al monte.

Las canciones de Villa: 

Moby Octopad - Yo La Tengo Yo La Tengo es una banda a la que le tengo mucho cariño y "I Can Hear The Heart Beating As One" es un disco al que vuelvo una y otra vez a lo largo de los años (todo un clásico de los viajes blacanovos , el cd siempre aparece en mi coche). Esta canción tiene para mí un bajo perfecto, simple y machacón, que a modo de mantra te eleva a dos metros del suelo.

Science Killer - The Black Angels Uno de los de los grandes descubrimientos de los últimos años, The Black Angels son oscuros e hipnóticos, rock con mucho músculo, amenazante y psicodélico. Esta canción es buen ejemplo de ello.

Las canciones de Paco: 

Stare at the Sun - Ringo Deathstarr Últimamente escucho mucha música tranquilita, sobre todo cuando trabajo o requiero especial concentración. Pero en esta lista prefiero centrarme en momentos de subida energética (esos que llevan aparejados esfuerzos titánicos, como cocinar o pasar la escoba), en los que me he dejado llevar por cosas muy animadas, como Stare at the Sun, una canción con un estribillo extraordinario y una producción que me encanta. En realidad, este año he escuchado muchísimo las dos últimas ediciones de Ringo Deathstarr: el LP Pure Mood (2015) y el ep-casi Lp God's Dream (2013). Más allá de los simples cánones del noise y del shoegaze, estos chicos están haciendo últimamente canciones enormes.

Far - The Soft Moon Esta loca descarga adrenalítica, con ese toque post-punk electrónico tirando al Lo Fi, es la tercera canción del último disco del amigo Luis Vasquez. La primera vez que la escuché estaba siendo perseguido por los monstruos del id, que habían conseguido escapar de Altair IV, haciéndome correr toda la noche hasta llegar a un polígono a las afueras de Sevilla, donde me tropezaba con la pareja de novios de la portada del Some Great Reward, rompiendo su mágico idilio industrial. La pareja, visiblemente enfadada, se unían a la persecución y acababan arrojándome a un pozo que me llevaba directamente al escenario de devastación apocalíptica del vídeo de This Corrosion, donde Andrew Eldricht me remataba con su vara/pie de micro. Evidentemente, esto no ocurrió así, pero es así como debería haber sido.

Las canciones de Inés: 

Days of Candy - Beach House Desde que salió el LP "Depression Cherry" no paro de escucharlo, atónita y encantada, una y otra vez. Si ya antes Beach House me parecía una gran banda, con un sonido y sensibilidad muy personales (y, además, muy en mi onda), con este LP me han conquistado completamente: las canciones se alargan exprimiendo al máximo cada posibilidad sonora y cada una de ellas resulta finalmente tan pulida y trabajada como un diamante, sin que pueda ponerles ningún "pero". Hasta el diseño y el propio título del LP me parecen magníficos, pues reflejan una evolución de lo más puramente pop a canciones más largas, alejadas de esquemas tipo estrofa-bridge-estribillo, que sorprenden a cada paso y que resultan, a mi parecer, aún más dulces que las de otros LP pero, a la vez, más tristes y experimentales. Vamos, justo lo que a mí me chifla. Aunque me ha costado quedarme con una canción concreta, me he decantado finalmente por "Days of Candy" porque me parece muy diferente al resto de los temas, porque se juega con registros vocales sorprendentes y porque el resultado es una canción etérea, difuminada, sobrecogedora porque trasmite muchísimo dolor a partir, no del desgarro, sino de la delicadeza y la suavidad. Me recuerda a las canciones compuestas para la banda sonora de Twin Peaks por Angelo Badalamenti y cantadas por Julie Cruise: oníricas y bellas, pero sumamente desasosegantes, inquietantes y devastadoras por su tristeza. De ahí que la combinación entre el caramelo del título del tema (o el empalagoso sabor cereza elegido para dar nombre al LP) y el trasfondo depresivo que subyace todo el disco me parezca magistral.

Lazarus - David Bowie David Bowie es mi músico favorito de todos los tiempos, así que no podía faltar en esta selección, especialmente teniendo en cuenta su reciente fallecimiciento. Que, sabiendo que iba a morir, haya querido ofrecernos otra gema más, otro disco alucinante como despedida; que en él no rehuya el terror a la muerte que ha debido de sentir, sino que lo haya convertido en materia artística, en base temática del LP e incluso de sus videoclips, transformando la enfermedad, el dolor o el miedo a morir en belleza y talento, me parece una rúbrica ejemplar, una despedida por la puerta grande digna del ídolo que siempre ha sido para mí. Tampoco ha sido fácil decidirme entre la espectacular "Blackstar" y "Lazarus". En general, adoro todo el LP: ese "I'm dying too" que entona un moribundo Bowie en otra de las canciones del disco me parece a la altura del "¿Tendré que morir yo, como murieron / las rosas o Aristóteles?" de Borges. Hasta de su propia muerte ha hecho Bowie una obra de arte, y nos la ha regalado. Genio y figura hasta la sepultura, literalmente.




Blacanova estará el sábado 13 de febrero en La Sala X, Sevilla, junto a Perapertú y Escuelas Pías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario