jueves, 25 de mayo de 2017

grupos que me atan al suelo (18): the radio dept.

Normalmente suelo recordar cómo me hice con los discos que actualmente tengo. Olvido otras muchas cosas: fechas, nombres, caras, anécdotas de mi vida… pero eso no. Siento que estos datos me acompañarán hasta la tumba. Olvidaré el nombre de mi hijo o la fecha de nacimiento de mujer, pero nunca cómo se llama la persona que me vendió un soplo en el corazón y la frase que me dijo al dármelo. Detalles sin valor que solo sirven para certificar que mi cabeza no anda bien.



Sin embargo, con The Radio Dept. no es así. Tengo Lessers Matters, pero no estoy seguro de cuándo lo compré. Podría haber sido en el viaje a Berlin, en Barcelona cuando subí a ver a Niza y La Casa Azul en una fiesta de flor de pasión, o incluso se podría dar la circunstancia de que hubiese sido el último cd que compré en Sevilla Rock antes de que cerrara junto a Madrid Rock. No lo sé. No soy capaz de ponerlo en pie. Estamos hablando del grupo que más me ha marcado en los últimos quince años y no sé ni cómo los descubrí. Algo tan incomprensible en una persona como yo que solo puedo entenderlo como un suceso causal. Hay, debe haber, un motivo por el cual es mejor no recordar ese instante. Igual lo robé de algún stand de un festival, o me lo regaló alguna persona de cuestionable moral. Probablemente lo conseguí con el dinero que sustraje a un titiritero que lanzaba bolos en un semáforo para sacarse algunas monedas o se lo quité a algún conocido en un bar mientras nos tomábamos el sexto cubata de la noche. Algo oscuro rodea a mi adquisición del primer disco de The Radio Dept. y no logro saber cuál es.

En todo caso, lo que sí es cierto es que los suecos se convirtieron desde el principio en una banda trascendente para mí. Nadie gestiona mi concepto de melancolía acercándola al indie pop y el pop electrónico como ellos. Me atrevería a decir que ni lo han hecho antes que ellos ni lo hará nadie en el futuro. Tienen cosas de algunos de mis grupos preferidos, de Sonic Youth a Field Mice, de Pet Shop Boys a My Bloody Valentine, pero tan bien asimiladas que su sonido se hace reconocible inmediatamente, llevan siéndolo desde hace 15 años, desde la primera nota. Son, sencillamente, la banda sin la cual no podría explicar mi siglo 21. Aunque no tengan el mejor disco o la mejor canción, o no hayan cambiado el curso de la música como sí se le podría asociar a otros como Frank Ocean, Kanye West, The XX o incluso Arcade Fire. Estos son, sencillamente, otra cosa. A mi parecer absoluta sensibilidad.

Por eso su incorporación al cartel del Primavera Sound, en el Hidden Stage, me produce a la vez emoción y ansiedad. Emoción por tener de nuevo a The radio Dept. a unos pocos metros (a pesar de que todos tienden a decir que no tienen un buen directo) y ansiedad por la incertidumbre de si los conseguiré ver o no (solo se reparten 700 invitaciones para este escenario). Unas sensaciones encontradas que solo se podrán solucionar el jueves 1 de junio cuando llegue la hora del concierto. Manolo Domínguez

Aquí una lista con veinte de sus canciones. Veinte formas distintas de encogerme por dentro:


lunes, 22 de mayo de 2017

tres conciertos del interestelar 2017

Para esta segunda edición del nuevo festival sevillano Interestelar nosotros nos hemos centrado en los conciertos que más nos motivaban y hemos ido a tiro hecho. Uno el viernes, Loquillo, y dos el sábado, Los Planetas y Fangoria. Las sensaciones que nos han producido, a continuación:


Loquillo. El rock'n'roll no es real, es teatro. Un teatro donde sus protagonistas visten de negro, beben bourbon, les deja una novia cada día y terminan solos cada noche en el asiento de su descapotable, tratando de comprender el mundo. Y Loquillo es rock'n'roll. Es teatro. Desde el tupé a la forma de agradecer al público su entrega. Todo es una farsa. Una maravillosa farsa de la que todos formamos partes pero en la que nadie sabe entregarse como él lo hace. 

Loquillo se abrocha su cazadora de cuero en cada actuación aunque, como ocurría el viernes, el atardecer aún apuntara a unos treinta calurosos grados, se peina el flequillo y se enfrenta a ese teatro del rock'n'roll que nadie es capaz de interpretar en nuestro país como él. Pero, para que la función sea perfecta, se olvida del riesgo y se entrega al éxito seguro. Al de Carne para Linda, La mataré, El rompeolas, Esto no es Hawaii, Quiero un camión, Feo fuerte y formal, El ritmo de garaje, Rock'n'roll star y, sobre todo, el majestuoso final con Cadillac solitario. Y nosotros nos lo creemos todo. Sus gestos al público, sus poses de rockero maldito, su conjunción con el resto de la banda... todo. Porque de otra forma todo ese castillo de naipes se desmontaría y no vamos a permitirlo. No esta noche en la que el sol se apagó tras las palmeras de la Isla de la Cartuja a pocos metros de las chimeneas del CAAC. No hoy. No.


Los Planetas. Empezar, tras veinticinco años de carrera, un concierto con una canción como Islamabad, de su último disco, publicado hace poco más de un mes, dice mucho de cómo están afrontando Los Planetas su nueva gira. Y observar la respuesta que genera, la demostración de que están acertando el tiro. Los granadinos pueden vivir de las rentas si quieren y, sin embargo, en un concierto de poco menos de hora y media, se atreven a meter hasta 8 temas de Zona temporalmente autónoma y, cuando recurren al pasado prefieren Rey sombra de su primer álbum o Jose y yo del segundo antes que clásicos como, por ejemplo, un De viaje que se quedó fuera.

Los Planetas son su pasado, obviamente, y así se demostró en cuanto empezó a sonar Segundo premio o mientras el público entraba en éxtasis con Santos que yo te pinte, pero también son presente. Por mucho que ZTA no sea un disco perfecto, tiene canciones suficientes como para sostener el mayor peso de cualquier concierto de la banda y, además, en directo las logran interpretar con la misma intensidad que sus clásicos de siempre. Y claro, así es imposible justificar esa mala fama que el grupo tiene en directo. Al menos el sábado no apareció por ninguna parte.


Fangoria. Lo voy a decir desde el principio. Guille ha salvado a Fangoria del desastre. Su aportación en los dos últimos discos ha hecho resurgir al ave fénix y evitar, gracias a ella, que un concierto de la banda se vuelva un coñazo en cuanto se olvidan de los hits de siempre. Aún así, y aquí difiero con la opinión del grupo, han decidido no dejar fuera del setlist su pasado más anterior y hasta 4 temas cayeron de la época de Dinarama y Pegamoides. Y digo que difiero porque en mi cabeza esas canciones pertenecen a Carlos y sin él se me hace casi un sacrilegio bailarlas. No se puede arrancar un concierto con Rey del glam y pretender que el corazón no nos siga dando un vuelco. Yo al menos no puedo, no quiero, evitarlo. Más aún cuando han dejado en el camino canciones de sobra para no depender de ellas.

Otro handicap es haber visto a Pet Shop Boys varias veces en directo. Aquello es como asistir a la edición deluxe de la puesta en escena de estos Fangoria. Es lo mismo pero mejor. Pero aún así, y a pesar de algún altibajo, siento que la gira actual de Alska y Nacho es más que disfrutable. Muy hedonista, muy orientada al baile, tanto que el sábado se dejaron por el camino algunos éxitos más relajados del grupo (Electricistas, Hombres...) para no dar tregua en la más de una hora que duró la actuación. Y además finalizaron con su ya conocido medley en el que versionan esas dos canciones que no por obvias dejan de funcionar: Bailando y Yo quiero bailar. 

A día de hoy me atrevería a decir que Fangoria, un concierto suyo, no va a cambiar mi vida. Pero me puede salvar una noche según como me coja.


los lunes: novedades (61)

Sigue el éxito de Cigarettes After Sex
Las cifras de Cigarettes After Sex son apabullantes. El streaming de sus canciones en spotify se cuentan por millones, al igual que sus vídeos (ya sean audio o actuaciones en directo) en youtube.
Por si fuera poco, la gira que tienen preparada para presentar su disco (se publica a principios de junio) tiene una cantidad increíble de fechas por prácticamente todo el mundo.
Teniendo en cuenta el tipo de música que el grupo realiza, todo esto es una muy buena noticia. Buenísima.
Recientemente han publicado otro adelanto de ese disco, que ya podemos escuchar en spotify, por ejemplo. Se trata de otra genialidad que nos hace esperar este álbum como si fuera lo último que vamos a hacer en este mundo:




La nueva canción de The Pains of Being Pure at Heart 
The Pains of being pure at heart es un grupo al que solo podemos adorar. Sus discos y canciones nos encadilaron desde el primer momento, y desde entonces solo amor absoluto. Y debe ser recíproco, porque el grupo nos visita de gira a la mínima oportunidad (seis fechas por España en octubre). Esa gira presentará su nuevo disco, que adelantan con este Anymore, que ha levantado opiniones encontradas. También en el marino, a Javi le encanta, a Manolo no tanto:




Segundo adelanto del nuevo disco de Broken Social Scene 
Otra vuelta esperada es la de Broken Social Scene, que presentan otra canción de ese Hug of thunder que se publica en verano. Es este hipnótico tema que le da título al disco, cantado por Feist y que remite a lo mejor del grupo canadiense:




Estos días también hemos podido escuchar nuevas canciones de Phoenix (la canción que dará título a su disco) y otra canción fantástica de lo que será el segundo disco en solitario de Marnie, componente de Ladytron. Se trata de Electric youth y por lo escuchado, vamos a estar delante de uno de los mejores discos de este 2017

domingo, 21 de mayo de 2017

los vídeos del fin de semana (42)

El vídeo que elige Javi: Hermanos Wright de Cosmen Adelaida
Hermanos Wright es una de las mejores canciones de Dos caballos, el estupendo nuevo disco de Cosmen Adelaida, y ya cuenta con este genial clip animado dirigido por Jose Lozano (de sus compañeros de sello Murciano Total):




El vídeo que elige Manolo: Girls de Joey Purp
Ya estamos a diez días escasos del Primavera Sound. Y por eso estoy más pendiente de los grupos que me voy a encontrar allí que de las novedades. Uno de los descubrimientos de última hora ha sido Joey Purp, rapero perteneciente al colectivo Save Money, que tiene una mixtape (iiiDrops) del año pasado donde fabrica un Hip Hop más entroncado con el Old Skool que con los sonidos más actuales y que cuenta con que esta Girls, donde colabora otro de mis preferidos de la escena: Chance The Rapper.

jueves, 18 de mayo de 2017

grupos que me atan al suelo (17): mishima

Mishima, tras 17 años de carrera y 8 discos, han publicado recientemente uno de sus mejores álbumes, Ara i res. El grupo demuestra que está en plena forma publicando un disco que, contrarrestando a sus últimos pasos, se centra en ese lado más amable y pop que siempre han desarrollado junto a su otra faceta más furiosa, representada en discos como L'amor feliç o L'ànsia que cura. Ara i res parece ser una vuelta a la vulnerabilidad de discos como Set toda la vida u Ordre i aventura, un álbum breve, instropectivo y que parece mirar para adentro. Un disco que confirma la gran discografía que tiene el grupo, que sin duda es uno de los más importantes surgidos, no solo en Cataluña, en este nuevo siglo.












La apasionante dualidad de la que hablaba antes es la piedra filosofal de Mishima. Su increíble manera de reducir las canciones a lo indispensable es proporcional a la facilidad con la que captan tu atención y, sin que te des cuenta, asimiles sus canciones como hechos cotidianos y casi propios, como vivencias de años pasados plasmadas en imágenes en color y en movimiento. Sí, una sensación rara, poco común, como el orden y la aventura y el ahora y nada. 

17 años repasados en 10 canciones que forman esta lista de favoritas:

Miquel a l'accés 14, Trucar a casa recollir les fotos pagar la multa (2005) Por ti cambio todo lo que era hasta este momento y a partir de ahora solo va a importar el detalle más pequeño.
Miquel a l'accés 14 es el in crescendo más emocionante, sin duda, una de sus mejores canciones.

Un tros de fang, Set tota la vida (2007) Comienza a sonar el piano y ya estamos rendidos. Comienza a cantar David Carabén y no sabemos si está hablando desde el resentimiento o desde la resignación y la pena: "lo que nos quemaba hoy está ahogándome".

L'estrany, Trucar a casa. Recollir les fotos. Pagar la multa (2005) L'estrany, pese a ser una de sus canciones más sombrías y nocturas, es también una de las más fascinantes y sugestivas.

Tornaràs a tremolar, Ordre i aventura (2010) Una de las canciones más contundentes de Mishima es este himno contra el mirar atrás que encontrábamos en el magnífico Ordre i aventura, su disco de 2010.

Com abans, Ordre i aventura (2010) Y en el mismo disco está una de sus canciones más vehementes, una preciosa demostración de amor por las calles de Barcelona: "sé que pasas por un mal trago, entre dependencias y pensiones, ¿y si volviéramos un rato como de noche la estrella vuelve al firmamento?"

No obeir, L'amor feliç (2012) Otra demostración de fuerza, Mishima a través de la épica en un llamamiento al sentido común sentimental (si es que eso es posible) dentro de su tratado sobre el amor L'amor feliç.

Els crits, L'amor feliç (2012) Mishima cuentan con grandes singles, uno de los cuáles es este Els crits. Canciones con un poder de atracción evidente, que no se sirven de las estructuras comunes en sus formas.

S'haurà de fer de nit, Ara i res (2017) Solo hace unos días que disfrutamos de Ara i res y sus canciones ya han dejado huella. S'haurà de fer de nit es uno de los momentos más intensos del disco y también, desde ya, una de sus mejores canciones.

Ordre i aventura, Ordre i aventura (2010) La felicidad hecha canción, la belleza que paraliza todo a su alrededor.

Tot són preguntes, Ara i res (2017) Otras de las grandes canciones de su último disco, poco más de dos minutos afligidos y esclarecedores: "podríamos hacer muchísimas cosas que no son nada, partiendo de este principio, todo es ahora y nada...partiendo de este principio". Javier Ruiz


miércoles, 17 de mayo de 2017

gas, narkopop (2017)

Tengo un serio problema con este álbum, un problema conceptual que, siento, es imposible de esquivar. Si entre el cuarto disco de GAS (Pop) y este han pasado 17 años, para mí es como si hubiese transcurrido solo uno, ya que yo me introduje en el sonido de Wolfgang Voigt con la reedición en vinilo de casi toda su obra anterior. Y el choque de aquellos a este ha sido tremendo, casi insuperable. En esos tres álbumes de finales del siglo pasado (Zaubergerg, Königforst y, especialmente, Pop), recopilados y remezclados en la lujosísima caja que Kompakt ha editado en 2016, sobre los drones y loops siempre recorre un halo melódico que lleva meses teniéndome enganchado. El fondo de casi toda la discografía previa de GAS tiene como objetivo el de hipnotizar a través del ritmo y evadir gracias a la melodía. Y, ahí, se encuentra la diferencia radical entre lo anterior y lo actual. El concepto musical de Wolfgang en 2017 es mucho más arisco, menos accesible, más complejo.

Narkopop, como Zaireeka pero al revés, parecen dos álbumes diferentes en una sola pista. Tiene, a partir de la segunda de las 10 pistas sin título del mismo, un componente rítmico que lo acerca a un techno brumoso, abrumador en sus bajos y de ritmo congelado. Y por otro lado un halo atmosférico, inquietante, que no te permite el relajo. Más fílmico que en resto de su discografía, Narkopop pretende tener siempre alerta al oyente, no le deja casi en ningún momento escapar de sus redes. Y la conjunción de ambos desemboca en un disco por momentos poco amable y en general más esquivo que todo lo anterior. Porque Narkopop tiene el poder, y a la vez el defecto, de dibujar un cuadro donde la tensión se llega a palpar. No es cómodo en su escucha y, si llegas a él con las expectativas creadas por el resto de su discografía, genera cierta desconfianza.

Además, otro de los obstáculos que me encuentro con él es su larga duración sin que sienta que los 10 diferentes cortes me aporten sensaciones distintas entre ellos. Quizás a partir de Narkopop 6 encuentre ciertos resquicios dentro del concepto del álbum y, por momentos, me sorprenda en un estado de cierta comodidad, pero, en general, los casi 80 minutos de duración me terminan dejando exhausto.

La reválida finalmente llegará en unas semanas en el escenario Bacardí del Primavera Sound, donde comprobaré definitivamente si estoy preparado para él o terminaré tan agotado como me deja a día de hoy su escucha. Manolo Domínguez

lunes, 15 de mayo de 2017

wild honey, torres blancas (2017)

Tengo una imagen mental a la que recurro en esos momentos en los que necesito desconectar. Una imagen en la que todo es maravilloso y no pasa nada. Es decir, un lugar en el que estoy a salvo. O Hablando con tópicos, un sitio lejos del mundanal ruido. En esa imagen estoy observando un paisaje de montañas nevadas. Simplemente observando.

Torres blancas, el tercer disco de Guillermo Farré como Wild Honey, es el que afianza el sonido que ha ido creando a lo largo de estos casi diez años que ya dura el proyecto. Un sonido cálido, clásico pero a la vez muy personal, tremendamente emocional y que parece estar destinado a ofrecer confort. Un sonido en el que vivir y que encaja a la perfección en esa imagen que describía más arriba.

Torres blancas sigue el camino en castellano emprendido en Medalla de plata, que ahora se antoja el ideal para estas canciones, cada vez menos crípticas, y siempre evocadoras. Porque si bien siguen siendo igual de enigmáticas, las letras de Torres blancas son más abiertas y muestran escenas y momentos claros y concretos (frases como "skaters patinando en la plaza" cuentan mucho más que cien libros).
Una colección de canciones inmaculada, ensoñadora (atención, p.ejemplo, a los arreglos de cuerda de Acantilado o a las increíbles trompetas de Mapas de zonas desiertas), y con alto poder de magnetismo. Un derroche de belleza y elegancia en mayúsculas. Javier Ruiz

domingo, 14 de mayo de 2017

los lunes: novedades (60)

El nuevo single de The National
The National, ya convertidos en estrellas absolutas, vuelven con su séptimo disco justo antes de terminar el verano y lo presentan con esta canción que lleva su inconfundible y apasionado sello. Un sí rotundo, claro:



El regreso de Baio 

Baio, componente de Vampire Weekend y creador de uno de nuestros discos favoritos de 2015, regresa este verano con su segundo disco en solitario, y la primera canción extraída es esta interesante Philosophy!:



Nueva canción de Papa Topo
La llamada es un tema hasta ahora inédito que forma parte de la banda sonora de la La maldita primavera, la película dirigida por Marc Ferrer y protagonizada por los propios Papa Topo. En la canción sobrevuelan los espíritus de Yuri o la Jeanette ochentera y confirma que Adriá sigue muy interesado en esa forma de construir de canciones, y que lo hace con mucho acierto:

los vídeos del fin de semana (41)

El vídeo que elige Javi: Bon appétit de Katy Perry ft. Migos
El nuevo vídeo de Katy Perry se encuentra en algún lugar entre lo cómico, lo gore y las segundas lecturas. En todo caso, una obra interesante que afianza esta curiosa etapa de Katy Perry:




El vídeo que elige Manolo: If you're here de Cornelius
Lo primero que pensé cuando me enteré de la vuelta de Cornelius tras once años es que no la necesitaba, que era un artista muy de una época, de mi vida o de la vida. Sin embargo, fue darle al play y encontrarme con una gran canción, que por sí sola ya es muy grande pero que además nos llena de ganas de recibir el álbum completo, que llegará el mes que viene:

sábado, 13 de mayo de 2017

versus: malibu de miley cyrus

Javi y Manolo no se ponen de acuerdo. En nada. Este año no hay canción o disco que salga que no les enfrente. Tú Future Islands, yo Mount Eerie. Tú Joan Miquel, yo Joe Crepúsculo. Tú concierto en sala, yo festival. Y así van pasando los meses entre confrontaciones y discusiones. Por eso hemos pensado que sería divertido crear esta sección que va a estrenarse con la nueva canción de Miley Cyrus, su vuelta a la seriedad Malibu.



Manolo dice: Malibu parece la música de un anuncio de Estrella Damm. Me imagino corriendo dunas abajo en una cala escondida para, al llegar a la playa, encontrarme con un concierto donde Miley interpreta la canción y el selecto, reducido y bien elegido público baila con sus botellines en las manos mientras aparecen unas letras gigantes con la palabra mediterráneamente. Y no, y eso no es bueno en absoluto. Eso es aburrido y predecible. Yo la prefiero cuando pierde los papeles con Flaming Lips o cuando habla de meterse rayas en el baño como en We can't stop. La prefiero cuando no es más aburrida que tomarse una cerveza en un chiringuito gourmet o casi tan aburrida, no como su pasado en Hanna Montana, sino como el de su padre. Sé que esto no es un Javi vs Manolo, sino más bien All the world vs Manolo, porque la canción está teniendo mucha aceptación, pero a mí me parece tan intrascendente e inofensiva como eso, como un anuncio más de los de temporada estival.

Javi dice: Por preferir, prefiero que me hablen de lo bonita que es la playa en lugar de ir corriendo al baño a meterse rayas. No sé. también me da un poco igual, pero vamos, prefiero hablar de un playa californiana que de las drogas. Por eso, este plan en el que ha vuelto Miley Cyrus (recordemos, We can't stop fue nuestra tercera canción favorita de lo que va de siglo) me gusta. Sí, es la típica canción de verano, con guitarrita que marca el ambiente, con subidón subidón en el estribillo, pero también la típica canción que quieres escuchar una vez tras otra (y sí Manolo, creo que eres tú, ya que la canción de marras lleva casi 20 millones de visitas en youtube en apenas dos días), y que por alguna razón, pese a su sencilla estructura. se convierte en una cancionaca. Pese a su sencilla estructura y su letra de redacción de primero de instituto ("el cielo es más azul cerca de ti"), Malibu funciona, y funciona porque nos hable de lo que nos hable, a Miley te la crees. Y ay, eso es pura magia. Porque eso denota que un artista es de verdad de la buena, que hace lo que le sale del cielo azul. Y está claro que en este caso es lo que ha pasado. Me la creí cuando se le iba la olla con Flaming Lips y me la creo ahora toda flipada por la arena que le está tocando los pies bajo el sol de Malibu. 

viernes, 12 de mayo de 2017

el primavera de manolo pt. 3 (sábado)

El sábado es el segundo concierto del 50 song memoir en el Auditori. Las canciones de la adultez de Stephin vs la adultez de Manolo. Porque Manolo está deprimido porque se ha comprado unas gafas progresivas y eso es algo así como llegar al ocaso de la vida. No sé cuántas gafas progresivas habrá en el PS'17. Seguro que menos que mochilas Kanken. Y no hay como ir en esas condiciones al concierto de alguien asocial, hipocondríaco y depresivo que celebra su 50 cumpleaños con una doble actuación en un teatro.

Y tras la catarsis, volvemos al mundo irreal: Agorazein no debería ser un grupo para cuarentones en crisis, pero allí irán los tres cual jovenzuelos que se han saltado las clases del instituto para hacer como que bailan trap al ritmo del flow de C.Tangana y compañía. Pero eso sí, con gafas progresivas.



Después de los AGZ llega la primera deserción. A Fede le gusta el flamenco y se irá con Rosalía y Refree y Manolo tiene el corazón punki y no se quiere perder a Royal Trux. Jamás iba a pensar en verles en directo y fíjate. Lo más parecido a tener a Gainsbourg y Birkin delante (por presencia y actitud, aunque Jennifer Herena sea más Bardot) va a ser ese concierto que ya veremos si es histórico o un histórico desastre, que con esos dos cualquiera sabe. Amaya suponemos que se irá con Manolo por irse, porque en realidad no le hacen mucha gracia ni los unos ni los otros. Ella simplemente estará esperando el momento de Teenage Fanclub; una de esas bandas de tu vida que llegado un momento las olvidas y, cuando menos te lo esperas, te las vuelves a encontrar de frente. Ella ya pensaba que se iba a tener que conformar con haber visto a Los Hermanos Dalton hace veinte años haciendo la versión de la Pantera Rosa, y fíjate tú, que ahora les va a tener de frente el sábado.



Pero antes de eso habrá que pasarse por el Pitchfork para Joey Purp, un rapero con querencias Old Skool al que Manolo le tiene muchas muchas ganas. Y tras Purp, mientras Amaya sigue su tour twee (Teenage Fanclub, Seu Jorge haciendo las canciones de Bowie y, quizás, King Krule) y Fede seguirá por ahí perdido o viendo a Van Morrison, Manolo se acercará al Primavera Bits para su particular noche electrónica. Kelly Lee Owens, Huerco S y GAS. Ahí es nada. 4 horas solo en la carpa dance. Aunque también podría ser que se le una Federico, porque él hizo un curso de la universidad sobre la historia de la música electrónica y ahora anda antojado con ir al Sónar. Y como no va a ir jamás, porque no va a ir jamás, pues casi que eso es lo más cerca que va a estar de ello. Manolo sin embargo no fue al curso y ahora se lía entre lo que es techno, house o tech-house, pero le da igual, porque a él le gusta más el ambient y los ruiditos esos que entran y salen en canciones machaconas.

Y Amaya, que pasa de todo eso, cuando termine su ronda, se acercará por el Bacardí Live, le mirará las pupilas a Manolo y, si no están demasiado mal, se lo llevará camino del hotel o a hacer tiempo con Preocuppations para terminar el año con los mexicanos CLUBZ.

Y lo peor es que después está el compaginar todo esto con la vida social. Habrá que quedar con Ana Saturno que, como es muy fan de Madonna, el año pasado estuvieron juntos en Shura. Pero este año no hay nadie que se le parezca a la Ciccone, así que habrá que buscar otros grupos, de rap o rock. Y también hay que hacer un hueco para que Lolo Lapón les psicoanalice un poco. O Cristina, la prima de Manolo, que va al PS pero es fan de todo aquello que Manolo odia, así que, como no coincidan en la zona de comidas, al final ni se verán (yo a Broken Social Scene, tú a Solange; yo a Metronomy, tú a Kelly Lee Owens). Y también está Sara, una amiga de Amaya con la que quedaron desde hace un año para el miércoles 31 en la entrada al Fòrum, pero que casi mejor llamarse, no vaya a ser que se le haya olvidado y nos tiremos allí toda la tarde esperando. Y también toda la gente de los stands: Dani FUP si va, los del Genio, Pablo Humeante... Vamos, que al final se cambia todo el planning para tomar cervezas con la gente (aunque sea Heineken, qué se le va a hacer) y santas pascuas.

Y, si salimos vivos (no olvidar a la rusa asesina, que se ha hablado poco de ella), nos pillamos los abonos otra vez en Junio.

La playlist aquí:

jueves, 11 de mayo de 2017

fragile tom, the particular go (2015 autoeditado - 2017 ddk)

Con Fragile Tom es relativamente sencillo caer en el error de quedarse en la superficie de sus evidentes influencias musicales y no rascar lo suficiente. Porque es innegable la querencia del dúo alemán por el synth pop que bandas como Human League, Erasure, o sus compatriotas Alphaville facturaron en los primeros ochentas y que sigue presente hoy en día en gente como Azure Blue o gracias a nombres como el del jefe de Labrador Johan Angergård. Y más fácil aún sería no profundizar y definirles a la ligera como una banda de género; que lo serán, pero también unos grandes creadores de canciones. Porque en The particular go, el álbum que se autoeditaron solo en digital en 2015 y ahora Discos de Kirlian distribuye en cd con dos temas nuevos, hay motivos para olvidarse las comparaciones y entregarse a la comedida melancolía que desprende la voz de André Rauhofer y a unas composiciones absolutamente maravillosas y merecedoras de perdurar.

Las nueve canciones del disco (la décima es la versión demo de Together in here, incluida en el disco) poseen la misma elegancia y sensibilidad de los mejores temas de las bandas citadas, logrando no sonar innecesarios ni repetición de nada. Porque es imposible no caer rendidos a la primera escucha a Remove from fiction, Elbows o Together in here, o entregarse a la inmediatez de los teóricos singles Naked Bone y The tone. Las diez canciones funcionan no solo en conjunto, sino, y eso es lo que demuestra que son grandes, cada una por separado. Parecen haber sido compuestas en un invierno nevado e interpretadas sobre un iceberg para, aún así, mostrar cierta calidez. Son el abrigo de un esquimal congelado en su exterior y reconfortable en el interior.

Por eso nosotros no hemos caído en la trampa de valorar sesgadamente The particular go y nos hemos dejado enamorar desde la primera escucha. Disfrutando de un álbum que no llega dos años tarde, sino justo a tiempo para hacernos un poco más felices. Manolo Domínguez

miércoles, 10 de mayo de 2017

el primavera de manolo pt. 2 (viernes)

Lo del viernes se estaba viendo venir. Con el primero de los dos días del 50 song memoir y Frank Ocean y The XX en el escenario grande no iba a haber para mucho más. Lo que no estaba en el guión era el tema de lo seguidos que están los conciertos. Lo suficiente para saber que vamos a tener lágrimas y momentos de histeria asegurada.

Pero vamos por partes. Y lo primero es contar que Fede fue chófer de Kepa Junkera. En una de las ediciones del Festival Territorios QEPD. Por motivos que se escapan a la lógica humana, el año que actuó Kepa en Sevilla se pasó medio festival llevándole de un lado para otro. Y después le hizo una página web que fracasó porque Fede no sabe euskera y la hizo solo en castellano. Y claro, una web de Kepa Junkera en castellano es como cantar el himno del Betis en swahili. Una boutade demasiado radical como para que funcione. Y el caso es que quince años después de aquello, si consigue llegar desde la Catalunya profunda hasta el Fòrum a tiempo, le verá en el Auditori junto a Los Hermanos Cubero.

Después está que Manolo no ha visto nunca a The Magnetic Fields en concierto. Ni durante los años en los que era su banda preferida (desde que conoció al grupo con Holiday hasta que publicó I, el último disco que le había emocionado hasta 50 song memoir), ni cuando decidió renegar de Stephin. Por eso, desde que les anunciaron para el PS, tenía mucho miedo al concierto. Porque igual llegaba al que había sido el grupo de su vida justo cuando ya nada tenían en común. Como si te encuentras en una de esas reuniones de antiguos alumnos con la que fue tu amor secreto y descubres que ya no queda nada de lo que en su día fue. Pero resulta que la autobiografía de Merritt les ha vuelto a reconciliar. Y ahora está de los nervios porque ya se sabe que el aforo del Auditori es limitado. Todo un quiebro del destino sería el tenerle a solo unos metros y no poder asistir a cualquiera de los dos días en los que actúa.



Y solo un cuarto de hora después, solo un cuarto de hora, es Frank Ocean. Manolo sabe que si Frank Ocean le pidiera que dejase a Amaya justo antes de interpretar White Ferrari, él lo haría. Por una canción. Por esa canción. Pero también sabe que eso no va a suceder. Por eso su problema es que piensa que no va a llegar a tiempo para coger un buen sitio. Y eso le tiene sin dormir desde el viernes que salieron los horarios. A Amaya debería tenerle sin dormir lo de White Ferrari y el divorcio, pero ella también sabe que eso no va a suceder, así que se limitará a seguirle desde el Auditorio al fin del mundo. Si no se harta antes de él y sus tonterías.

Y otros quince minutos separan a Frank Ocean y The XX. Vamos, ni que hubieran hecho los horarios de ese día por joder. Para Manolo este concierto es importante porque la vez anterior que vinieron él paso de verles y se fue al concierto de Smith Westerns. Las cosas suyas. Y después llegó Coexist y él se enamoró de Angels y le dio por pensar que mientras esa canción sonara cada noche antes de irse a dormir nada podría fallar. Y él cree que eso salvó su matrimonio, porque él es muy de pensar esas chorradas en vez de darse cuenta de la verdad de las cosas. Y desde entonces, cuando Amaya y Manolo se acuestan, en el ipod suena Angels. Y si no lo hace, Manolo se la imagina. Así que, si White Ferrari podría romper su matrimonio, Angels lo uniría. Con solo dos horas entre una y otra.

Tras The XX tampoco han pensado mucho más. En qué van a pensar si en esos tres conciertos se concentran los tres fantasmas de la vida de Manolo, el del pasado de cuando en casa solo sonaba Get Lost, el del presente, cada noche con Coexist de fondo, y el futuro de un mundo nuevo, diferente, como lo es también Blonde. 3 grupos que son tan importantes para Manolo que al final, por inercia, van a terminar siéndolos también para Amaya.

Y bueno, también estaban apuntados en la lista del día Mitski, Swans, Sleaford Mods o Phurpa, que son unos tibetanos que hacen sonidos guturales y en el Auditori puede estar guay. Pero, como comprenderéis, en un día como este el resto pasa todo a un segundo plano.


Estos grupos, y algunos más del viernes, en la playlist:




kelly lee owens, kelly lee owens (2017)

El debut de Kelly Lee Owens se está tomando con muchas reservas. Probablemente el hecho de que la artista provenga de un mundo absolutamente ajeno a la electrónica (ella ha sido bajista de History of Apple Pie) facilita las suspicacias y cuesta asimilar el hecho de que, surgiendo de la nada o, lo que es peor, de algo tan ajeno como el indiepop, haya entendido tan bien las coordenadas desde las que se mueve el género y, lo que es más importante, ha dotado a sus canciones de alma, algo de lo que carece buena parte del techno y la IDM actual. De todo esto ya apuntó cosas con su EP de 2016, pero es en este, su álbum de debut, donde se consolida todo lo que hasta ahora se bosquejaba.

En los ocho cortes del LP hay un poco de todo, temas en los que ella ha introducido su voz o retazos melódicos unas bases a veces techno, otras más ambient, que no solo sostienen las canciones, sino que les aporta ese toque de frialdad que tan bien combina con la calidez de esos detalles más humanos. Y así, con esta confluencia se han ido construyendo no solo los mejores momentos del disco, sino algunas de las canciones a recordar en el futuro de lo que ha sido la electrónica en 2017. Ahí está si no Lucid (que nace congelada para terminar emocionando con unos toques de la mejor IDM que se pueda hacer en el siglo 21), o la colaboración de Jenny Hval en Anxi, que se antoja más que necesaria si indagamos un poco y descubrimos el activismo feminista de ambas. Y también luce especialmente brillante CBM, la única incorporación al disco de su anterior EP, que sigue deslumbrando con su nuevo traje.

Este debut igual no es una obra perfecta. Si nos ponemos tiquismiquis (habrá quien lo haga, obviamente) encontramos que los pasajes más ambient (SO o Keep walking son más intrascendentes y a Bird y 8 tal vez les cueste un poco arrancar) no son tan brillantes como cuando mete ritmo a las canciones, pero lo cierto es que en conjunto es una de las grandísimas sorpresas de la electrónica en lo que llevamos de año. Un disco para disfrutar tanto si se llega a él desde el purismo techno o desde la ortodoxia indie pop. Y ella, Kelly Lee Owens, un nombre a tener muy en cuenta por su brillantez compositiva, añadiendo a ello su implicación social y en defensa de los derechos de las mujeres en un universo tan machista como el de la música, que hace que haya que fijarse y mucho en sus acciones tanto dentro como fuera de la pista. Manolo Domínguez 

martes, 9 de mayo de 2017

el primavera de manolo, pt. 1 (miércoles y jueves)

Pues sí, otra vez nos vamos al Primavera Sound. Vamos, el que se va es Manolo, porque Javi no va. A Javi es que le pone el cantante de Future Islands y se ha gastado la pasta del festival en ir a verle solo a él. Pero está contento, y eso es lo que importa. Ser felices o disimularlo. Y a Manolo, como le entró la histeria en su momento porque nadie le acompañase, compró dos entradas cuando salieron en Junio del año pasado, una para él y otra para Amaya, que a ella eso del Primavera pues le da un poco igual, pero como le quiere (a Manolo) se fastidia y va. Que eso dijo el juez que era el matrimonio. Fastidiarse e ir al Primavera.

Y al final parece que también se viene Fede. Al menos tiene entrada y una habitación de hotel, en Tarragona o por ahí. Un poco lejos, vamos. Pero es lo que tiene esperar tanto para buscar alojamiento en Barcelona en esas fechas, que cuando buscas ya no queda nada. Amaya y Manolo sí tienen una bien cerca del Fòrum, pero es un piso compartido de un anuncio que estaba todo en ruso. Metieron el texto en el google traductor y, como no decía nada raro, lo cogieron. Así que están un poco acojonados, pero eso les pasa por ser unos cutres y no gastarse la pasta en los 4 estrellas que hay alrededor del Fòrum. Ya veremos si vuelven sanos de allí o qué.



Lo que sí han hecho esta vez ha sido coger el avión desde el miércoles, que el año pasado lo cogieron el jueves y les pusieron a Suede el día antes. Lo gracioso es que da igual, porque les han vuelto a hacer lo mismo. Este año Cigarettes After Sex (uno de los grupos que mejor pintan este año) es el martes. Un putadón que no se le pasa a Manolo ni porque vaya a ver a Saint Etienne el miércoles (ya se olvidará cuando suene He's on the phone). Y menos mal que lo hicieron, porque es el concierto preferido de Amaya de toda la programación, que en el fondo ella es una poppie y solo le gustan los estribillos con parapapapás y las coreos cursis.

El planning del jueves sí parece un poco claro. Hay curiosidad por ver la sesión DJ de Kiasmos (a la que Fede no llegará, claro, porque tiene que venir desde Tarragona) y después Kokoshca y Triángulo de Amor Bizarro, que ya han tocado por Sevilla este año, pero Amaya y Manolo no fueron porque Manolo se hizo un esguince en la Carrera Popular del Día de Andalucía. Vamos, no corriendo, sino cruzando un semáforo para llevar a su hijo a que corriera. Una desgracia de esas de andar por casa.

Después de TAB el plan es ver a Solange, por eso del hype, pero lo mismo se hace tiempo antes con De Mónaco!, que son unos chilenos que hacen un synthpop curioso. Fede, que es más rancio, estará en Elza Soares o Broken Social Scene. Y de ahí a Bon Iver, que ya sabéis que es un cantante de folkie coñazo que se ha comprado un autotune y ha pasado a molar lo más. O al menos eso dicen. Aquí no lo tenemos del todo claro, pero estamos más en el sí que en el no. A saber cómo coño lleva el disco ese de los caracteres raros al directo.



Y justo cuando termina Bon Iver es el concierto de Kate Tempest. Manolo se tirará medio concierto del barbas atormentado intentando convencer a Fede de que Slayer no es una opción, pero no lo conseguirá, así que uno se irá a los jevis viejunos y los otros a la rapera ilustrada. Let them eat caos es sencillamente una barbaridad de disco, pero como Manolo sabe menos inglés que Rajoy cuando estaba en el instituto, pues tiene miedo de que con el idioma se pierda la fuerza del mensaje. En todo caso, seguro que es chulo. Y después de Kate Tempest a Aphex Twin, que a Amaya le gustaban esos vídeos en los que Richard D. James daba muy mal rollo y quiere verlo. Manolo dice que dos horas de concierto (porque parece que van a ser dos horas) pueden ser muy bestias para el alma cándida de la poppie de Amaya y le está buscando plan alternativo, pero ella que no, que quiere ver al mejor imitador de Pablo Iglesias. Y tiene toda la pinta de que eso será lo último de la noche, que después habrá que volver a a la casa de la rusa asesina y tendrán que dormir por turnos para vigilar. Ya hemos dicho, pequeñas desgracias del primer mundo. Aunque vamos, peor es lo de Fede, que tendrá que buscar el cercanías para llegar a su habitación de hotel superchula perdida entre Las Comarcas esas del Llobregat a las que Junco y Diamante le dedicaron un disco que cien años después sigue esperando su segunda parte. Y seguro que cuando llegue tendrá tiempo para dormir media hora y ponerse de nuevo en camino para la jornada del viernes.



Se pueden escuchar los grupos seleccionados para los días en la siguiente playlist:

lunes, 8 de mayo de 2017

sufjan stevens, carrie & lowell live (2017)

Carrie & Lowell es un disco en directo totalmente necesario. Totalmente necesario y cuidado al máximo. Lejos de los molestos conciertos grabados en los que el artista se dirige al público en decenas de ocasiones, aquí reina el silencio cuando es necesario, reduciendo también a su mínima expresión los aplausos entre canciones. Y es un disco necesario porque la gira de presentación de Carrie & Lowell sirvió para darle una vuelta de tuerca a sus canciones, convirtiéndolas, prácticamente y en muchas de ellas, en otras. Los conciertos se convirtieron en una experencia totalmente diferente al disco de estudio y era de justicia tener documento de todo esto. Publicado en audio y en vídeo, el documento corresponde al paso de la gira por el estado norteamericano Carolina del Sur, en el que se dio cuenta de Carrie & Lowell al completo, dejando poco espacio a otras canciones de su repertorio, solo 2 piezas de The age of adz (la expansiva Vesuvius y la acústica Futile devices) y la inicial y espectral Redford (For Yia-Yia and Pappou) marcando el tono.

En lo que respecta a los cambios más importantes está el paso de canción de cuna espectral de All of me wants all of you a r&b sensual y con intenso final, el increíble y catártico Fourth of july (esta canción por si sola justica esta publicación) o la fuerza que adquieren Should have known better o The only thing en el escenario. Momentos que nos recuerdan la importancia vital de un disco como Carrie & Lowell y la manera que ha tenido de sorprender mucho más de su publicación original, convirtiéndose en una obra que ha ido evolucionado y creciendo.

Por otro lado, llama la atención la cantidad de recursos que el grupo (Sufjan y 3 integrantes más) tiene, consiguiendo un sonido soberbio, una magia difícil de igualar. Este documento puede servir de recordatorio de lo vivido si has tenido la oportunidad de ver alguna de estas presentaciones en vivo, pero si has presenciado algún concierto de Sufjan, se comprueba que el increíble estado que se alcanza en ellos es imposible de reproducir. Aunque la preciosista y sutil edición y dirección de la película (se puede ver en youtube, vimeo, etc) casi lo consigue. Javier Ruiz

los lunes: novedades (59)

El primer single de Oso Fan
El dúo vasco Oso Fan (ya saben, proyecto de Giorgio Bassmatti en euskera junto a Oriol Flores) publica su primer disco en estos días (pídelo aquí) y ya podemos escuchar una de sus canciones, la intrépida Gaur:




Conoce a Polseguera
También se publica esta semana la primera referencia de Polseguera (grupo formado por integrantes de Beach Beach o Me and the Bees) en formato cassette (ya se puede escuchar al completo en la web de la revista rockdelux) y se presenta con esta interesante Ja no me'n record:




Nuevo single de The Arctic Flow

Difuminado entre tanta oferta, hace un tiempo que perdimos la pista del proyecto de Brian Hancheck The Arctic Flow. Pero esta semana nos hemos encontrado con una nueva canción, Umbrella, donde siguen resonando ecos de New Order y Trembling Blue Stars, como si no hubiese pasado el tiempo desde aquella participación en el sello sevillano Little Treasure o sus referencias en Dufflecoat:



future islands, sala razzmatazz (barcelona) 6-mayo

No soy mucho de ir a conciertos. Cada vez estoy más convencido de que la música se disfruta más de manera individual que colectiva. Cada vez encuentro menos motivos para ir a ver a mis grupos favoritos, cada vez me resulta más pesado el ritual de los directos. Pero en esta ocasión encontré más motivos a favor que en contra, así que la opción era clara: la oportunidad de verlos a su paso por Barcelona no la podía desaprovechar.

Future Islands presentaban The Far Field en la ciudad, su nuevo disco tras el éxito de Singles, el álbum que en 2014 los situaba en primera fila. Y era una buena oportunidad ya que se trataba de presentación en sala, lejos de los festivales y su incomodidad. Por ese motivo, el grupo pudo permitirse tocar más de una veintena de canciones, llevando el concierto a las casi dos horas. No solo se trataba de la presentación de The far field, pudimos escuchar canciones de prácticamente todos sus álbumes, siendo más un repaso por toda su discografía.

Dejando a un lado lo mejorable que pudo ser el sonido y de cómo eso puede o no lastrar un concierto, Future Islands salieron a escena como caballo ganador, con la sala a sus pies y dispuestos a convertirse en el grupo favorito de cualquiera que no estuviera ya entregado de antemano.






















Lejos de olvidarse de sus primeros discos tras el éxito, Future Islands los convierte en parte fundamental de sus conciertos, con sus canciones convertidas en las grandes revelaciones de la noche. Canciones como Long flight, Walking through that door, Balance o Tin man nunca serán lo suficientemente reivindicadas y es de justicia recuperarlas y otorgarles parte de éxito actual. También llamó la atención el estatus de clásicos que han adquirido Sun in the morning o A dream of me and you, que inequívocamente parecían a la sombra de Seasons o Light House o la facilidad con la que las recientes Ran o Cave se han convertido en hits entre su público.

Future Islands defienden sus canciones de manera visceral y con un base rítmica de infarto: la versátil batería de un Mike Lowry frenético, los pegadizos teclados de Gerrit Welmers y el alucinante bajo de William Cashion (un placer absoluto lo que consigue con sus melodías). Y claro, el carisma de Samuel T.Herring, torbellino que, irremediablemente, capta toda la atención. Porque si esto no es interpretar (en todo su esplendor) las canciones, que venga Dios y lo vea. Canciones de amor en tiempos revueltos, romanticismo extremo para las masas. Una entrega difícil de ver y que hace que los temas del grupo adquieran otra dimensión. Javier Ruiz

domingo, 7 de mayo de 2017

los vídeos del fin de semana (40)

El vídeo que elige Javi: Don't take the money de Bleachers
Como si de un personaje de sitcom se tratase, Lena Dunham dirige (a su pareja) Jack Antonoff en este clip para el nuevo disco de Bleachers en el que va vestido como de primera comunión cósmica y en el que inevitablemente acaba pillando:




El vídeo que elige Manolo: No pongas riendas al corazón de Camela
El marino compartiendo un lyric vídeo. Pues sí, porque nos encanta decir que Camela están de vuelta, con su inmovilismo que es ejercicio de estilo y un sonido que se aleja un poco de las producciones recientes, más adultas, para volver a esos inicios donde iban más al grano y se olvidaban de recargar las canciones. Además, se entregan con un estribillo que funciona desde la primera escucha. Otra más en su haber:

jueves, 4 de mayo de 2017

todos los nuevos discos y proyectos de sufjan stevens

Sufjan Stevens es muy amigo de los proyectos paralelos que desarrolla en los periodos de tiempo que pasan después de la publicación de un disco oficial. Si a principios de 2015 publicó Carrie & Lowell, no toca nuevo disco en varios años (con suerte, 2019-2020), pero eso no significa que nos vayamos a quedar esperando como quién oye llover. Sufjan ya ha dado inicio a esta nueva etapa (en la anterior, la que fue desde la publicación en 2010 de The Age of Adz/All delighted people a 2015 se publicó su segunda caja de Navidad, Silver & Gold, un 7" junto a Rosie Thomas y varias participaciones en recopilatorios, etc) y se ha anunciado la publicación del proyecto junto a Bryce Dessner, Nico Muhly y James McAlister que ya dura varios años en el tiempo, Planetarium. Proyecto que ya han presentado en directo en varias ocasiones y que ahora podremos disfrutar en su versión de estudio a principios de junio.
Ya conocíamos Saturn, y estos días se ha presentado el segundo adelanto, Mercury. El primero, más electrónico, este más relajado:



Pero ahí no acaba la cosa. Este año vamos a poder escuchar/ver dos apéndices de Carrie & Lowell, el primero de ellos, un disco en directo de las presentaciones del álbum (concretamente la ocurrida en noviembre'15 en Carolina del Sur, Usa), que podemos disfrutar tanto en audio como en vídeo:



Más de hora y media de placer absoluto en la que recordamos el concierto que pudimos presenciar en Barcelona (poco antes de esta grabación, a finales de septiembre) y en la que Sufjan lleva la emoción a un sitio mágico. No sé qué sitio es ese, pero quiero vivir allí siempre. Una grabación que merece edición física, no solo digital.
Lo que sí podremos tener en nuestras manos es un 12" que Asthmatic Kitty Records publicará en septiembre con dos canciones extraídas de ese concierto en Carolina del Sur, Blue bucket of gold (con su outro) y la versión de Drake Hotline bling. Este vinilo se puede pedir ya en este bandcamp.
El segundo de los apéndices será una mixtape llamada The greatest gift en la que se recopilarán remixes de algunas canciones como All of me wants all of you, Fourth of july o Death with dignity, demos como la de John my beloved grabada en un iPhone u outtakes de títulos tan sugerentes como The hidden river of my life. Esto se publica el 20 de octubre en cassette, lp y digital.

También, según se informa en la web de Asthmatic Kitty, a mediados de este mes de mayo se estrena en Nueva York un ballet realizado por el coreógrafo Justin Peck y contará con música original a piano de Stevens. Se puede un mini vídeo sobre esto aquí

miércoles, 3 de mayo de 2017

las nuevas canciones de ama: la canción de abril

En su propósito de publicar una nueva canción al mes, Ama sigue sorprendiéndonos tanto en contenido como en continente. En la que corresponde a abril, y tomando como referente el Velocity girl de Primal Scream, el grupo consigue otra canción en la que la melodía y la letra se funden en otro acierto absoluto de reverb infinito. 

En lo que respecta a la portada y al vídeo clip, en esta ocasión se ha encargado el diseñador Diego Besné, utilizando ilustraciones animadas:

                

joe goddard, electric lines (2017)

Electric lines es un disco de pop que tiene 10 canciones (en su edición normal) y dura 50 minutos. A todas luces, un exceso si hablamos en esos términos, pero no solo estamos hablando de pop cuando hablamos de Electric lines.
Joe Goddard ha realizado un disco en el que abarca diferentes maneras de enfrentarse a la música pop desde la electrónica. Y siempre manteniendo la identidad y la unidad.
Diferentes estilos que se plasman en canciones que deben llamar la atención a cualquier aficionado del género. Canciones que son un triunfo absoluto como Lose your love, Music is the answer (ambas construidas con samples que son mucho más que eso), Children o Truth is light. Todas ellas hits absolutos para bailar, ya sea en los clubs, en tu habitación o allá donde te pillen. Aunque también encontramos canciones como Home o Lasers, quizás para mí los momentos más prescindibles y dispersos del disco. En la última parte del álbum se encuentran las preciosas Nothing moves o la titular Electric lines (esta junto a su compañero de Hot Chip, Alexis Taylor, atención a su alucinante melodía) que junto a la citada Music is the answer cierran de manera magistral.
Una obra que cuenta con el inconfundible sello del personaje, demostrado en su extensa carrera: la aproximación a la música electrónica desde el punto de vista más lúdico y accesible.

Electric lines, que cuenta con muchas matemáticas detrás, y con una lista de créditos que quita el hipo, se complementa con una lista en spotify en la que Goddard cita algunas de las influencias bajo las que creó estas canciones: desde el fantástico disco Our love de Caribou al decisivo hit Blind (en un remix) de Hercules & Love Affair. Se puede escuchar en este enlace. Javier Ruiz

martes, 2 de mayo de 2017

recordando canciones: passionfruit, drake (2017)

Passionfruit de Drake por ManoloDomínguez



Passionfruit de Drake por Javier Ruiz



Espera, espera, mierda. Que le jodan a todo esto, tengo que empezar esta 
mierda de entrada, espera. Que le jodan a todo esto. Todavía tengo que pensar que es lo que digo en esta entrada que a Manolo se le ha ocurrido hacer. Esperad, me voy a poner una copa, seguro que lo hago mejor

Drake no es mucho de discos. No es un artista con el que se disfruten sus álbumes al completo, es más bien un artista de grandes canciones y disco flojos. Pero que grandes canciones: Take care, Hold on, we're going home, Hotling bing o Too good. Y ahora se repite la jugada con su último disco/playlist/mixtape More life y podemos añadir a su lista de logros Passionfruit.

No diré que Passionfruit suena como una brisa de verano a la hora de ponerse el sol. Eso sería muy evidente. Pero sí que a mí me suena a canción que pongo en el coche en verano, de camino a meternos en el mar. A esa sensación me suena. Al aire entrando por la ventanillas. A la música sonando alta y nosotros pensando en el día de mar. Uno de los mejores momentos del verano, uno los momentos más esperados del año.

A la sensación de meterte de repente en el agua fría, a la piel erizada. A los diferentes tonos de azul y a pocas olas.

Espera, espera, mierda. Que le jodan a todo esto, que todavía estamos en mayo, espera. Que le jodan a todo esto. Todavía tengo que pensar como acabo esta entrada que a Manolo se le ha ocurrido hacer. Esperad, me voy a poner una copa, seguro que llega antes