martes, 21 de junio de 2016

toilettes, toilettes (2016)

Ves la portada y te encuentras con esos retratos de Joana y Julieta tan Beavies & Butthead que imaginas que dentro de la cassette se encuentra la enésima reencarnación de Kurt Cobain. Pero luego das al play (del Bandcamp, sí, que yo no tengo pletina) y se vienen encima los recuerdos de The Shop Assistants, Beat Happening, Talulah Gosh o, más recientes, Vivian Girls. Pop destartalado (qué socorrida es esta palabra) y sucio, inmediato y pegadizo como miel con pimienta, dulce y picante.

El debut de estas madrileñas con Discos Walden es una cinta con 8 canciones y poco más de diez minutos de duración que se pasa volando no solo por lo cortos que son sus temas (ninguna llega a los dos minutos ¡y solo dos al minuto y medio!), sino porque cada uno de ellos es una inyección de cafeína acelerada.

Toilettes son un grupo de género, qué duda cabe, y como tal hay que tratarlas, pero sus canciones tienen algo que hace que al escucharlas no salgas corriendo a por tus discos de los clásicos, sino que te piden subir el volumen y volver a sentirte indie por un rato. Como cuando ibas al Madrid Popfest y te comprabas los singles que te faltaban de Heavenly. Y es que, si no quieres cambiar el mundo como Podemos, lo mejor es lograr que cuando escuchen tus canciones se queden eso, tus canciones, y no aquellas a las que referencian tu música. Toilettes lo logran. Manolo Domínguez.

Toilettes se puede escuchar aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario