martes, 24 de febrero de 2015

rem, collapse into now (2011)

Collapse into now fue el último disco en la discografía de Rem. A mí juicio, el mejor desde New adventures in hi-fi, la mejor despedida.

Aún recuerdo cuando me fuí a comprar ese disco, New adventures in hi-fi, totalmente enloquecido por E-bow the letter (en la que canta Patti Smith, al igual que en dos canciones de Collapse into now, la que abre y la que cierra) . Enloquecí más cuando vi que costaba 3500 pesetas. Un dineral para mi bolsillo de entonces. Así todo, no pude resistir comprarlo y llevármelo a casa, porque era la única manera de poder poner esa canción una y otra vez. Al llegar a casa, comprobé que ese disco era mucho más que E-bow the letter, era Electrolite (una de mis canciones favoritas del grupo), era How the west was won and where it got us, era Bittersweet me, etc.

Ese sentimiento no lo volví a vivir hasta Collapse into now. Un álbum en el que cada una de las canciones me atrapa por completo. En el que vuelven a emocionar con el formato disco. Porque ha habido canciones fabulosas en los discos que van de 1996 a 2011 (Daysleeper, Imitation of life, Wanderlust, Man-sized wreath), pero no un disco tan sólido como este.


Comenzar con algo como la poderosa Discoverer es dar un puñetazo sobre la mesa. Y siguen con All the best, otra demostración de fuerza, para continuar con la estremecedora Überlin remitiendo a Automatic for the people. Sí, ya lo han hecho antes y mejor, pero quién mejor que ellos para volverlo a hacer. Tampoco soy de los que piden renovación y obras maestras constantemente. Me conformo con canciones que me lleguen, que me toquen. Y las de este disco lo hacen. Every day is yours to win lo hace, demonios si lo hace. Sin duda alguna, una de las canciones que más me gustan del grupo.
Mine smell like honey es un single estupendo, al igual que lo podría haber sido la breve That someone is you.
Estamos de acuerdo en que ya queda lejos la etapa i.r.s, pero aún así, el grupo sigue manteniendo unos niveles muy por encima de la media.

Explicar los motivos por los que este disco me gusta quizás no tiene ningún sentido. Nunca lo tiene, pero en este caso quizás el sinsentido es mayor. Simplemente lo volvieron a hacer. De nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario