domingo, 1 de febrero de 2015

hidrogenesse, roma (2015)

El tiempo es el protagonista absoluto del nuevo disco de Hidrogenesse. El tiempo como elemento que acaece, pasa, y tras de sí solo deja lo bueno. El tiempo como elemento positivo, nunca como algo que dejamos atrás sin posibilidad de recuperarlo. Estamos hablando de Hidrogenesse, y ya sabemos que ellos, afortunadamente, no son como el resto de gente o de grupos.

Comentan Carlos y Genís en las entrevistas promocionales de estos días que no saben hacer un disco sin una idea clara de planteamiento. Exceptuando el primero, Gimnàstica passiva, eso se ha cumplido en cada uno de sus álbumes. Todos los protagonistas de Animalitos eran idems, Bestiola era un tratado articulando varias canciones de su discografía en un ejercicio donde el nexo era el baile non-stop, y Un dígito binario dudoso giraba en torno a la figura del extraordinario Alan Turing. En estos tiempos donde priman las canciones, Hidrogenesse siguen apostando por el formato álbum y el concepto, donde siguen ofreciendo y desarrollando sus fantásticas ideas. Y no podemos estar más felices.

A pesar de los todos estos diferentes motivos, a lo largo de toda la discografía de Hidrogenesse se pueden encontrar nexos de unión y pequeños detalles que se ocupan de hilvanar la idea de grupo completo y total que son Carlos y Genís. Del descubrimiento imperceptible que hace Gustave Flaubert en Aquí y ahora, a las parejas locas pero cuerdas que quieren pasar toda su vida juntas de Dos tontos muy tontos, como las de Caballo y ponis. De nos lo pasaremos bien en el Siglo XIX a Así se baila el siglo XX.
Detalles que no hacen más que evidenciar que Hidrogenesse es un grupo todoterreno.



Roma se inicia con Dos tontos muy tontos, que contiene una frase para grabarla a fuego o tatuarla en piel: "Solo se necesita que dos idiotas en sintonía nos pongamos de acuerdo en la misma tontería para convertirla en nuestra ideología".

Los idiotas somos yo y mi gata, y nos hemos  puesto de acuerdo en que Hidrogenesse son nuestra religión. Somos dos idiotas muy idiotas y de aquí a nada vamos a cumplir nuestro décimo aniversario. Yo le he comentado que la juventud dura cinco minutos, así que más vale que se haga a la idea de que después del décimo viene el decimoquinto, y así todo el rato. Me ha comentado que ella hubiera preferido vivir en el siglo XIX y ser la gata de Edgar Allan Poe, para posarse en su hombro mientras él escribía sus cosas. Le he contestado que quizás en otra ocasión, en otra vida, en esta le toca venerar a Hidrogenesse. Tampoco le ha parecido mala idea, total, siempre fue fan de Terenci Moix y el antiguo Egipto, esto último por razones obvias. Como siempre ha sido muy leída, se siente muy identificada con ellos.
Le he dicho que luego seguimos hablando, que empieza a sonar la segunda parte de Roma, y no me quiero perder detalle, que es un viaje vertiginoso de hits de aquí te espero. Cuando ha empezado a sonar Elizabeth Taylor ha hecho unos ruiditos raros, creo que no le ha hecho mucha gracia eso de que alguien entierre a un similar, así todo me mira con cara de aprobación, le gusta la gente que parece inmortal, ella sabe mucho de esas cosas.

Cuando suena Escolta la tempesta ya está ronroneando de placer. Como cuando se mete entre las sabanas para dormir entre mis piernas y la oigo respirar fuerte porque lo está pasando muy bien al calor. Yo ya se lo advertí cuando vi esta canción en directo hace unos meses, pero nada, nunca me hace caso. Ella siempre a su aire.

Me dice que ella cree que lo mejor de Roma está en sus dos últimas canciones. En That international rumor y Aquí y ahora. Estamos totalmente de acuerdo. Pongo That international rumor a todo volumen y no paramos de cantar y bailar. Yo hago de Carlos y ella de Joel Gibb, nos hemos montado una fiesta en la habitación justo antes de irnos a dormir y ahora no hay manera de que cerremos los ojos, estamos todo el rato comentando las idas y venidas de esta y las demás canciones del disco. Estamos entusiasmados.
Mejor, porque empieza Aquí y ahora y todo vuelve a empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario