sábado, 14 de febrero de 2015

las canciones que están sonando en casa (8)

Florence + The Machine-what kind of man

                                               

Florence representa muchas de las cosas que odio en la música. Voz chillona, épica a raudales y porque sí, etc, pero hay algo que me arrastra hacía su música sin que pueda evitarlo. Y con esta canción de su nuevo disco que publica en junio me ha vuelto a pasar. De hecho, no es que me guste, es que me parece un hitazo de aquí te espero que no puedo parar de escuchar. Y atención al vídeo:

                         

Hot Chip-huarache lights

                                               

Hot Chip publican su sexto disco en mayo, y ya podemos escuchar una canción, Huarache lights, que quizás no es tan llamativa como acostumbran, pero tiene su característica huella.

Spector-all the sad young men

                                              

No conocía de la existencia de Spector hasta esta canción, con la que me han con conquistado. Una canción que avanza hacía un estribillo glorioso, para cantar a pleno pulmón.

The Ropes-addicted to morals

                                              

Este blog parece dedicado a Discos de Kirlian en exclusiva. Pero yo no soy responsable de que Oscar no pare de publicar, semanalmente, discos increíbles, de que nos descubra joyitas. Esta ocasión son este dúo de Nueva York, que tienen, por ejemplo, esta maravilla.

Bloc Party-like eating glass

                                                 

Silent alarm, el primer disco de Bloc Party, cumple hoy 10 años desde su publicación. Un disco inmenso, que yo no he parado de escuchar desde entonces. Uno de los mejores debuts de los últimos años.
Sus canciones siguen igual de explosivas, como pistas de despegue para viajes infinitos, van creciendo a nuestros oídos y cuando están preparadas se disparan a propulsión, los juegos vocales de Kele Okereke siguen impresionando en todos sus matices, y las letras siguen ahondando en esa teenage angst que tan bien saben retratar.
Un disco totalmente increíble que no ha perdido ni un ápice de frescura y vigencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario