jueves, 8 de enero de 2015

especial hidrogenesse (1): lujo y miseria (1997), así se baila el siglo XX (2000) y eres pc eres mac (2001)

Empezamos con el especial Hidrogenesse. Y lo hace Manolo comentando Lujo y miseria y sus dos primeros singles.


1997 - 1901: los orígenes de Hidrogenesse.

Estamos en 1915. Acaban de sonar las campanadas en esta discoteca cutre y barata y yo te miro con esa extraña cara de nostalgia de todas las cosas que aún no han ocurrido o, al menos, no lo han hecho en el universo austrohúngaro que tiene a Roma como capital. Nostalgia de todo aquello que nos va a volver a ocurrir. Tú, mientras, estás absorta, perdida entre confeti y copas de champán, consciente de que esta y todas las fiestas son tu fiesta, justo cuando empieza (vuelve) a sonar tu canción y yo me acerco disimuladamente a la barra a verlo pasar todo a mi alrededor.

Lujo y miseria, acuarela,1997.

Hidrogenesse debutan, como buena parte de la nómina austrohúngara, con la edición del recopilatorio Lujo y Miseria, donde incluyen hasta cuatro canciones que son cuatro hitos del pop nacional: He vuelto y su aura de antihimno, evocación del carácter perdedor, cantado con una distancia que congela, que hipnotiza y nos obliga a identificarnos en ella, És odiós quan els amics triomfan, primer homenaje austrohúngaro a Morrissey, convertida en un temazo bailable incontestable, La fresquísima canción del verano Hidroboy y, para terminar la colección, una auténtica obra maestra, emotiva, brillante y tristemente encantadora. La más terrible evocación del amor convertida en un baño de nostalgia italopop. Vuelve conmigo a Italia podría ser la mejor letra del pop español de no ser porque está por encima de eso. Está por encima de todo, de las etiquetas, de las influencias y de las comparaciones. Inmensa hasta ese momento en el que empieza a referenciar a He vuelvo y, de golpe y porrazo, pasa a convertirse en parte de nuestras vidas, a ser nuestra canción, esa que jamás sonará en ninguna de las fiestas a las que asistamos.

Así se baila el siglo XX, piérdete/superego, 2000

Con lujo y miseria todos caímos rendidos. Algunas canciones de cada artista y ya éramos fans de todos ellos. Y tal vez por eso escoció tanto este cd-single que supo a muy poco.  Recuerdo rebuscar una y otra vez en cada uno de sus cortes algo a lo que asirme del grupo que más me caló del recopilatorio. Y siempre en vano.


No, no quiero decir con esto que la canción principal no tuviera su gancho y su gracia, pero es que poco más me encontré en él que eso, la gracia de una letra ingeniosa. Un pequeño chasco que, visto ahora desde la distancia, incluso podría decir que hace gracia, pero que en su día me hizo desconfiar hasta que llegó a casa un paquete con el cd de estafa y...

Eres pc/eres mac, austrohúngaro, 1901

Las cinco canciones de este cd-ep son el reencuentro con uno de grupos más lúcidos e inteligentes del momento. Tanto como para tomar la decisión de utilizar una web online para traducir un texto de Morrissey y convertirlo en un mystique determinado, un medio tiempo de aire solemne, con un estribillo tan incomprensible como sugerente.


Pero aquí Mozz tiene que compartir el protagonismo con otro ídolo, Stephin Merrit, del que seleccionan su Technical (You're So) para realizar una versión en castellano más electrónica y algo menos pop, que encaja a la perfección con el resto de este disco, un cd que se abre con Eres pc/eres mac, una canción abarrotada de guiños y referencias, al estilo del cd anterior, pero a mi impresión con mucho más tino, y que nos ayuda, vía Diorama, a decir que si hay algo que siempre eché de menos de la nochevieja y que me temo ya es imposible de poder disfrutar, eran esas fiestas austrohúngaras que se realizaban en Barcelona y para la que se compuso dicha canción.

En general, un ep de 5 canciones (que en su edición digital se amplia a 6 con la versión amiga de Eres pc/eres mac) que nos devuelve toda la ilusión en hidrogenesse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario