miércoles, 21 de enero de 2015

el adiós del madrid popfest

Ayer se anunciaba el resto del cartel que faltaba por conocer del Madrid Popfest 2015. De manera sorprendente, también conocimos que esta edición, la quinta, va a ser la última. Y no hay nada ahora mismo que me ponga más triste. Y no solo porque este año, muy a mi pesar, no voy a poder asistir, sino por los maravillosos momentos de alegría que me ha dado.

De las cuatro ediciones, solo falté la primera, la de 2011. El resto han sido, cada una de ellas, un no parar de alegría, desvirtualizar amigos, más alegría, conocer nuevos amigos y más alegría. El conocer a tante gente maravillosa ha sido lo mejor. 

Y claro, todos los conciertos que hemos disfrutado. No los quiero nombrar porque seguro que se me olvidaría alguno, pero el nivel siempre ha estado muy alto. La situación y el entorno lo propiciaban: conciertos cercanos, sin ningún tipo de agobio y casi siempre con muy buen sonido. Toda una delicia. 

Todo esto no sería posible sin la organización, siempre entregados y con una sonrisa. Muchas gracias a todos ellos. Ha valido la pena y el esfuerzo, sin duda alguna. 

Para los nadadores también ha significado mucho por diversos motivos. Aparte de que marcaba la época del año en el que nos reuníamos (solo por eso ya esperábamos marzo como si fuera a llegar mayo), hemos tenido la suerte de pinchar en dos ocasiones en el festival, en 2013 y 2014. Dos noches, y lo digo sin despeinarme, de las mejores de mi vida. 
Nunca antes habíamos pinchado y era algo totalmente nuevo para nosotros. No teníamos ninguna técnica (pero ninguna), pero sí muchas ganas y nos lo pasamos tremendamente bien. Gracias Madrid Popfest por eso. Para no olvidar jamás.

             



No hay comentarios:

Publicar un comentario