viernes, 12 de diciembre de 2014

grupos que me atan al suelo (1): antònia font

Inicio una serie de entradas en las que hablaré de esos grupos o solistas que me han hecho ser como soy. Los que, parafraseando a Morrissey, me atan al suelo.
Doy inicio con Antònia Font:


Me es casi imposible hablar de Antònia Font sin repetirme. En la nadadora hablé todo lo inimaginable sobre ellos. Y no es para menos, ya que son uno de mis grupos favoritos de la vida. Y con grupos como ellos, casi que no importa repetirse, así que allá voy.

Llegué a esta isla, aproximádamente, hace 15 años. Desde Tarragona, y a pesar de que compartimos idioma y otras cosas, no he dejado de sentirme "forastero" desde entonces. Para ser justo, más los primeros años, pero sí, eso pasa. Será el carácter balear, la insularidad o lo que sea, pero pasa.

Pero si algo que me hace sentir palmesano, balear, eso es Antònia Font (otra cosa sería el Can Joan de s'Aigo, pero eso es otro tema que quizás ya hablaremos). Y es algo contradictorio, porque por otro lado, si hay algo muy balear eso es Antònia Font. Pero el grupo tiene la propiedad de hacerte sentir muy de la isla, muy agarrado al suelo. Será porque, aunque yo no lo admita del todo, me he mimetizado con estas gentes, con la ciudad, con su mar y sus colores (que es muy, muy diferente al que yo veía en Tarragona). Que ya no sabría vivir sin el mar de por medio. Que desde aquí se ve todo con más distancia (no la necesaria, eso es cierto)

Que los escucho y me reconozco en cada una de sus canciones. En cada una de sus descripciones. En cada uno de sus sentimientos. Que Antònia Font sí me representan. Que me cuentan lo que es mi vida y todo lo que la rodea. Y no se me ocurre otro grupo que me cuente más y mejor sobre mí.


Antònia Font es un grupo que se ha hecho a si mismo. Siempre al margen de todo y de todos (la insularidad, otra vez), poniendo sus propias normas. Con sus parámetros siempre han salido victoriosos, siempre yendo más allá.
Igual te tocaban en una verbena, en una sala, en la plaza del pueblo, en un festival o en un teatro y siempre dando lo mejor de si mismos y sin perder un ápice de personalidad. También deben ser el grupo que más veces he visto en directo, y siempre de manera excelente. Ni una vez salí defraudado. Ni una vez sin que esa noche sea para el recuerdo.

Lo mismo se puede decir de sus discos. Ni uno que no sea sobresaliente. Ni uno en el que no perderse y quedar fascinado ante su tremendo imaginario y mundo interior. Realismo abstracto. O la magia de lo cotidiano contado de manera fascinante.

Sin duda alguna, uno de los mejores grupos del mundo. El mejor grupo del mundo. Por lo menos, de este, del mío.


Aquí una lista con mis canciones favoritas:

                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario