lunes, 31 de julio de 2017

sorteamos un ejemplar de glub glub glub de gente joven

En las casas de los marinos nos hemos juntado con tres ejemplares de Glub Glub Glub, el fantástico nuevo disco de Gente Joven. Como hay uno más de los que necesitamos, hemos decidido sortearlo entre los lectores del marino en la orilla.
Pensando una manera divertida de poder hacer este sorteo, hemos decidido que nos escribáis comentando cuál es el porqué de vuestros patos tristes, que seguro que tenéis más de uno.
Memoria de mis patos tristes es una de las canciones de este nuevo disco de Gente Joven y la podéis escuchar, por ejemplo, en youtube:



Sortearemos este cd de Gente Joven editado por Acuarela Discos entre todas las contestaciones realizadas hasta el viernes día 4 en los comentarios de este post, en el post de facebook y twitter de esta entrada y en el mail unmarinoenlaorilla () gmail.com.

!Mucha suerte a todos/as!

4 comentarios:

  1. Siempre me han llegado más los discos con cierta tristeza que los claramente alegres. Es cosa de sentirme más identificado con elllos. Creer que mis patos tristes son también como los de los demás. Este es uno de esos discos que me han llegado
    más en 2017. O el de Slowdive en internacional.

    davidfdez1982 en gmail

    ResponderEliminar
  2. Cuando era pequeño, una furgoneta llena de patitos y pollitos de colores recorría el pueblo de mi padre. Muchas semanas elegía uno. Al principio era rojo o azul o verde, pero cuando crecía perdía ese tono artificial para recuperar poco a poco su plumaje natural. Con el tiempo crecía y no paraba de hacer sus necesidades por toda la casa, por lo que mi madre decidía el momento en el que el simpático animal debía salir de nuestro hogar para pasar al de mi abuela, donde, misteriosamente, siempre desaparecía como por arte de magia. Yo me preguntaba por ese misterio, y buscaba al patito en su inmenso corral cada vez que mi abuela me invitaba a ese delicioso arroz con pollo que ella preparaba con esmero. El arroz sabía lo que era, pero el pollo... ¡Ays, el pollo!

    ResponderEliminar
  3. Algunos patos son más tristes que otros.

    Me preguntó por mis sueños. Le hablé de mis patos. Le mandé mi almohadón de plumas, dejé de dormir durante unas noches. No debieron gustarle las plumas. Sueños. Nunca recibí los suyos.

    ResponderEliminar
  4. La pesca del patito en la feria, eso es mucho más triste.

    ResponderEliminar