martes, 13 de junio de 2017

the leftovers: I want to believe

Por norma general, soy un crédulo. De primeras me creo todo lo que me digas, no tengo motivo para no hacerlo. No creo en la mentira porque sí. No veo motivos para que tú me mientas, ni yo para no creerte.

SPOILERS TAN GRANDES COMO MAX RICHTER

Pasados unos días de la series finale de The Leftovers da la sensación de que hay que posicionarse ante el monólogo final de Nora, sobre la historia que cuenta. Esto es lo que más se está comentando en las reviews publicadas hasta el momento, incluso muchos ya lo dan por una mentira. Y creo necesario recalcar que no tiene porque serlo. No encuentro la necesidad de ser escéptico ahora cuando nos hemos creído todo lo que ha pasado en la serie hasta este momento sin rechistar. ¿Que Nora ha ido y ha vuelto del otro lado? Teníamos delante nuestro a la verdadera mesías y no nos hemos dado ni cuenta.

Porque si algo ha sido la serie es un camino a casa. A la sensación de pertenecer a un lugar o a alguien (recordemos el emocionante "You're home" que cerraba la segunda temporada). Al estar aquí y ahora ("You're here, I'm here"). A la búsqueda de la paz. Y esa búsqueda, en The Leftovers, ha representado tener que cambiar de mundo/dimensión y volver para contarlo para una y regresar de su propia muerte para otro.























Por todo esto es imprescindible creer el larguísimo camino para comprender lo que el personaje de Nora necesitaba, para comprender su perdida. Si ha tenido que hacer todo eso para entenderlo, ¿quién somos nosotros para no creerla?. Y de paso ofrecen eso que desde el principio todo el mundo quería saber. Realmente, un final satisfactorio psicológico y emocionalmente.

Una serie que ha contado con una unión de factores (interpretaciones, banda sonora, idea de partida, etc, etc) que la han convertido en una de las imprescindibles de esta nueva era de la televisión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario