jueves, 29 de junio de 2017

manolo elige sus canciones preferidas de camela

Hoy han confirmado a Camela para el festival Sonorama. Y, aunque no nos gusta mucho el Sonorama, nos alegramos de ello porque no nos cabe duda de que van a triunfar allí. Camela en concierto siempre será una apuesta segura. Estamos hartos de decirlo. Tienen éxitos a reventar y un directo pensado exclusivamente para divertir a su público. Además, demuestran un sentido del humor tan amplio como para haber aceptado siempre las ocurrencias de J.A.Bayona para sus clips el tiempo que se estuvo encargando de ello y para salir de la guisa de aquí abajo en la fantástica sesión de fotos que Matias Uris le ha realizado para ilustrar la entrevista aparecida en el diario El País y que nosotros les hemos robado para acompañar este post.



Y por eso, por eso y porque cualquier excusa es buena, aquí hay un top con las 20 canciones de camela preferidas de Manolo. 20 auténticos hits de los de verdad, de los que con solo una escucha ya pasan a formar parte de tu vida:

20 Me metí en tu corazón Camela parece que han vuelto a sus orígenes con su último álbum. Al menos aquí pasan del hardcore techno a unas bases más trance en una canción que solo explota en el estribillo. Pero de qué forma.

19 Morir de amor Nos vamos a los orígenes, con menos producción, un sonido más deudor de los grandes de la techno-rumba ochentera (de Calis a Chichos) y, como siempre, un estribillo de dejar que se te salten las lágrimas.

18 El deseo es cosa de 2 Normalmente Camela saben cuál es el camino pero, a veces, les da (y no siempre con acierto) por jugar con otros géneros y arreglos. Aquí se entregan a unas guitarras que podrían encajar en un tema de Chayanne, Ricky Martin o el primer Enrique Iglesias. Pero ellos no tienen la facilidad para la melodía flamenca que el, por entonces trío.

17 No te acerques a mí Otra de sus primeras canciones, otra de esas que les llevó a ser los reyes de las gasolineras. Una canción de despecho con más rencor guardado que en los mejores Pimpinela.

16 Me tienes que olvidar El Lolita de los Camela es esta canción sobre un romance con dilemas generacionales y besos que ayudan a rozar el cielo. Cuando el amor no tiene edad (o sí).

15 No te puedo dar más Muero por los arreglos horteras de esta canción. Como si el espíritu de los Modern Talking se hubiera reencarnado en unos jóvenes de Las Letanías. Un no tan hit que funciona tanto o más como los clásicos del grupo.

14 No pongas riendas al corazón El nuevo disco del grupo no es exactamente lo mejor que han grabado, pero en ninguno de ellos falta algún hit incontestable, y No pongas riendas al corazón con ese "Grita libertad bien fuerte para todo aquél que ama" es ese. Seguro que ya se está coreando en los conciertos.

13 De corazón Diez de Corazón es mi disco del grupo. El que lo tiene todo y el único en el que hasta la balada funciona. Pero no, no hemos escogido el arrebato a lo Jose María Cano del disco sino, entre otras pocas (las dos primeras de mi lista, por ejemplo), esta maravilla de nuevo entregada a un estribillo sublime. Una canción grande de corazón.

12 Dame tu cariño En Amor.com a Camela se les fue la mano con los arreglos bakalas y los bpm y este es el mejor ejemplo de ello. Tan inmensa como agotadora.

11 Sueños inalcanzables La producción no está a la altura, pero estamos hablando de una de las imprescindibles del grupo. Un estribillo que, de faltar, dejaría cualquier lista coja.

10 Nunca debí enamorarme Las rupturas son siempre duras, especialmente cuando van solo en una diracción. Y esta habla de eso, de lo cuesta olvidarte cuando tu cara es un cuadro de bifrontismo.

9 Corazón indomable Otro de esos estribillos que han quedado para la posteridad del pop nacional, y la definición más particular de un enfant terrible. Ese corazón indomable que se escapa por mucho que lo intentemos.

8 ¿Por qué me has engañado? Uno de los primeros éxitos del grupo que me hicieron pensar que ese grupo tan denostado tenía mucho más de lo que disfrutar que al revés. Y esa letra en la que Dioni acepta los engaños de ella con tal de no perderla es sencillamente sublime.

7 Te prometo el universo Promesas de amor, promesas que se perderán como esos momentos ahora diluidos como lágrimas en la lluvia. Promesas para conseguir que no se vaya, para tenerla siempre cerca. Promesas que solo sirven para agotar posibilidades.

6 Por siempre tú y yo Otra canción de desamor y esperanza. Un ritmo machacón buscando una segunda oportunidad. Un amor de ida y vuelta pasado de revoluciones y un subidón justo en el momento de cerrar la puerta mientras dices adiós.

5 Lágrimas de amor La Canción. Esa en la que todo el mundo, sea fan o no del grupo, se desgañita cantando su estribillo. Una canción que demuestra que con ellos hay más prejuicios que crítica constructiva. Como cuando sales de una película y dices que es muy mala pero te hartas de reír con ella. Ay, pobre iluso.

4 Amor.com El amor está en las redes. Yo lo sé y tú también. El amor está cifrado en webs de contactos. El amor a Camela también. Amor y cariño punto como como el reverso a la pedantería de Tam Tam Go.

3 No lo merezco Una canción perfecta, que enamora desde la primera estrofa y en la que, en la primera escucha, solo piensas mientras avanza que, por favor, por favor, por favor, el estribillo no rompa la magia. Y ay, cómo no lo hace. Hasta esos teclados semiépicos funcionan en ella. Si hasta les perdono la aparición de Vaquerizo en el vídeo.

2 El calor de mi cuerpo Otra de Diez de corazón. La mejor oda al amor que jamás escucharé. Sin metáforas, sin subterfugios, sin excusas literarias, sin cursilerías disfrazadas de poesía. Efervescente y radicalmente positiva. Una puta obra de arte.

1 Cuando zarpa el amor Aquí ya sobra todo. Esta canción es perfecta, hasta me atrevería a decir que tiene la mejor letra de la discografía del grupo. Es pura tensión hasta que explota en el estribillo como fuegos artificiales en esas fiestas de pueblo donde te olvidaste del mundo, lloraste al mirarle y descubrir esa sonrisa al cielo mientras los destellos de los fuegos se reflejaban en los cristales de sus gafas y la besaste sintiendo que, por fin, el amor le había ganado la batalla a las canciones de Sr. Chinarro y las camisetas de Joy Division. Es algo que pensaste que no te correspondía y que, sin embargo, está ocurriendo frente a tus narices. Es amor de verdad.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario