jueves, 21 de diciembre de 2017

2017 en discos nacionales

1 Gente Joven Glub Glub Glub



 Sí, como ya se ha comprobado con nuestro 1 internacional, nos va lo triste y las portadas en blanco y negro. Somos unos llorones, qué le vamos a hacer. Y el disco nacional con el que mejor nos hemos lamido las heridas este año ha sido Glub, glub, glub, el tercero de Gente Joven, en el que empieza a ser el proyecto que más nos está llegando en los últimos años. En él, Fernando nos ha contado 8 historias en gris y una a color, en la que, para no perder la perspectiva, se autodenomina pamplinas. Y nosotros nos hemos unido al naufragio como polizones de una nave que hace aguas con mucha, mucha clase. Y así seguimos, como la banda del Titanic, con el agua al cuello y cantando nuestras historias apesadumbradas.

2 La Bien Querida Fuego Como dice el dicho, no hay disco malo de La Bien Querida. Y ya vamos para cinco ejemplos de ello. Independientemente de que tire por su lado más luminoso, el más clásico o el más oscuro, Ana Villaverde (y David Beef) siempre acierta. Y en este caso lo ha conseguido con un disco que parece un grandes éxitos, porque sirve de compendio de todo lo que le inspira y por la calidad de sus canciones. Fuego no traza nuevos caminos, pero se asienta en todos los abiertos con una solvencia que da vértigo. No ha sido nuestro 1 del año por poco.




3 Los Punsetes !Viva! Cinco discos ya de Los Punsetes y aquí estamos, flipando con ellos como el primer día. En !Viva! el grupo sigue sonando desafiante, socarron, entrañable y tremendamente actual con una fórmula que en manos de los madrileños no se agota. "Viva, viva, viva, lo poco que nos queda, salvese quien pueda, y a la mierda con esta mierda"
4 Joan Miquel Oliver Atlantis Hemos comprobado que el año que se publica nuevo disco de Joan Miquel Oliver es un año mejor, un año diferente al resto. Atlantis, segunda parte de la trilogía que se inició con Pegasus es otra genial muestra del costumbrismo mágico que nos apasiona del mallorquín y que lo hace único y necesario. Absolutamente necesario.

  




5 Joe Crepúsculo Disco Duro Tenemos la sensación de que, aparte de la sorpresa que supuso Supercrepus, estamos ante el mejor disco de Joe Crepúsculo. El mejor producido y en el que se encuentra un mayor porcentaje de canciones absolutamente trascendentes de toda su discografía. Ya sea apelando al hit (Pisciburguer) como a la balada (Rosas en el mar, Música para adultos), Xöel ha disparado casi siempre a dar en Disco Duro. Una disco tan sólido que ha conseguido que su hermoso 10” de nanas quede como una obra menor en este 2017. Y eso es mucho decir.
  



6 Templeton Una mar enorme Sería fácil hacer el símil: este un disco enorme, como la mar que le da título.
Aunque más fácil nos resulta decir que Templeton son unos de los mejores grupos de la actualidad y este otro álbum en el que lo siguen demostrando con argumentos evidentes e innegables. Argumentos como el tour de force Marzo Mayea, por poner solo un ejemplo.
  





7 Wild Honey Torres Blancas Torres Blancas reside en un mundo en el que el invierno no existe y el verano es eterno. Unos veranos en los que los días pasan lentos y suenan los hermosos arreglos de Torres Blancas por todos los sitios. Canciones y gente en sitios en los que corre la brisa y no hace frío.
  







8 Los Planetas Zona temporalmente autónoma No es fácil seguir siendo trascendentes 25 años después del debut. Ni remontar tras un álbum tan fallido como Una ópera egipcia. Y sin embargo Los Planetas lo han conseguido. No al 100%, pero sí en su conjunto, porque, a pesar de tener algún que otro momento olvidable, los puntos fuertes de ZTA son de los más fuertes de toda su discografía. Y sí no, cómo consideramos canciones como Islamabad, Una cruz a cuestas, Libertad para el solitario o Espíritu olímpico. Sin lugar a dudas, han recuperado la forma cuando menos lo esperábamos.
  



9 Aitor Etxebarria Markak Markak es la fantástica banda sonora del documental realizado por Hannot Mintegia sobre el bombardeo de Gernika, que consigue, con sus formas neoclásicas, llevarnos a un clima de absoluta belleza y quietud, roto, primero, por las declaraciones de una mujer (ya anciana) que vivió aquellos momentos en persona y, después, por un final donde la calma se convierte en desastre e incertidumbre. Un homenaje a algo tan arraigado a la tierra como las raíces del árbol que ha quedado como símbolo en la localidad.




10 Tronco Abducida por formar una pareja Una de las sorpresas del año ha sido la formada por los hermanos Herreros y su reivindicación del antifolk como base sobre la que formalizar su discurso. Tronco tienen canciones, desparpajo y saben hacer de sus defectos virtudes. Han sido la revelación de 2017. A ver si en 2018 se convierten en la confirmación.







11  David Cordero & dot tape dot Seep Últimamente nos estamos acostumbrando a ver a David Cordero en proyectos comunes o colaborativos. Nada que objetar si el resultado es como el de este Seep, donde los dos, David y Dani, aportan a partes iguales y demuestran la tremenda compenetración de ambos discursos. Seep es una delicia sonora y el mejor disco nacional de electrónica del año. Ya lo dijimos en su día y lo repetimos sin problema. Si es así, que tengamos pronto nuevas noticias.





12  Ama El año en imágenes El año en imágenes nos fue llegando de forma inusual, a ritmo de una canción al mes y siempre acompañada de un videoclip, todos ellos de directores diferentes. Un formato extraño que, cuando en octubre se convirtió en una obra única, sacó a relucir un brillante disco de indie pop, que bebe de la base ya sólida del grupo y abre nuevos caminos. El único hándicap, que de tanto disfrutarlo a cuentagotas, el resultado final nos ha dejado con ganas de más. Y ahora deberían ir poniéndose las pilas y no tardar tanto para el próximo como otras veces.




13  Puzzles y Dragones Vuelven Puzzles y Dragones Sí, han vuelto, y ya vemos qué bien. Han vuelto a hacer canciones de pop del que llega más allá, del que con un arreglo de guitarra o de bajo te tocan el día en un momento.









14  Lullavy Ruina De la rabia a la Ruina. Lullavy se han consolidado con su primer álbum tras varios EPs previos y le han dado una patada a la escena hardcore nacional de tres pares de narices. Ruina es un bocado a la yugular. Directo a donde duele, de donde no te vas a recuperar.








15  Renaldo & Clara Els afores Publicado a principios de año, Els afores no es solo el mejor disco del grupo hasta el momento, también uno de los momentos más inspirados del año. Canciones cercanas que no han hecho más que crecer desde el momento de su publicación. "Tu ets el afores, vinc caminant"







16  Cosmen Adelaida Dos caballos Mucho más crudos de lo que nos tenían acostumbrados, Cosmen Adelaida han regresado este 2017 con un disco repleto de hits, nada evidentes pero sí muy efectivos y emotivos. Otro disco excelente de los madrileños después de La foto fantasma, en una discografía que va creciendo de manera alucinante.







17  The Secret Society Hacemos ruidos raros al rompernos Por suerte, The Secret Society no se fueron del todo. Estuvieron en Schrödersweg 4, pero han vuelto. Y lo han hecho con una obra a la altura de su predecesor. Un conjunto de canciones en el que Pepo se ha vuelto a desnudar para entregarnos un poco (más) de él, como si en su interior siempre estuviera frente al cuadro del Gernika en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.






18  Mishima Ara i res El último disco de los catalanes Mishima es uno de los mejores que han publicado. Un octavo disco en el que suenan más apocados que de costumbre, pero también más precisos, como una reafirmación después de casi veinte años como grupo. Un triunfo absoluto.








19  Autoescuela Recopa Como una habitación sin ordenar, en Recopa no es sencillo encontrar pistas. Todas están revueltas, embarulladas, descolocadas. Pero poco a poco uno se acostumbra al caos y, cuando se da cuenta, no sabe vivir sin él. Y esas melodías interpretadas de forma, más o menos, esquelética, se te han pegado como superglue y te has dado cuenta de que ya vas a vivir siempre con ellas encima.






20  Los Lagos de Hinault Escenas de caza Nunca un nombre de un disco ha sido tan acertado. Los Lagos de Hinault son solo fotógrafos de calle, retratistas de un presente que todos vemos pero que ellos saben convertir en arte. Porque la presa no son esos conejos siameses de la portada, sino el costumbrismo modernista de quienes no nos hemos dado cuenta de que no somos más que clichés. De algo, de lo que sea.






21  Flamaradas Flamaradas Lo que antes nos generaba sorpresa, con el tiempo y los discos se ha convertido en seña de identidad. Flamaradas ya han conseguido entrar en nuestra lista de EPs y, como no podía ser de otra forma, repiten en la de álbumes con su tercer trabajo grande, que confirma al proyecto como uno de los más personales e interesantes del país.







22  Miqui Puig & ACP Escuela de capataces Aquí de lo que se trata es de que se pueda confiar en los amigos, de tener algo a lo que agarrarse. El resto viene solo. Miqui Puig vuelve a cantar sobre las cosas que le apasionan, sobre los pequeños detalles y sobre tú y yo.








23  Rosalía Los Ángeles De los clásicos a la modernidad. Lo único que no se puede creer uno al descubrir el magnífico trabajo de investigación del flamenco más puro que se esconde detrás de Los Ángeles es que Rosalía no haya cumplido aún ni la treintena. Porque debutar con un disco tan maduro, donde el concepto da paso a la interpretación, es complicado, muy complicado. Y ella lo ha hecho con una naturalidad que arrolla. A saber hasta dónde es capaz de llegar dentro (o fuera) del flamenco a medida que vayan llegando discos.




24  Maria Arnal i Marcel Bagés 45 cerebros y un corazón Una de las mayores sorpresas del año ha sido el disco debut de Maria Arnal i Marcel Bagés. Más allá del single Tú que vienes a rondarme, en 45 cerebros y un corazón encontramos canciones de las que tan solo en una primera escucha ya no podemos olvidarlas. El pop como arma emocional, como vehículo para no olvidar.






25  C.Tangana Ídolo La chulería, el éxito y el dinero, tratados de manera irónica o no, convertidos en el concepto sobre el que rota Ídolo, el primer álbum desde el superanunciado fichaje de Tangana por Sony. Como bloque no siempre está a la altura de nuestras expectativas previas, pero tiene muchos más argumentos para defenderlo que (algo que también ocurre) para criticarlo. En él, C. Tangana se ha desmarcado en parte de las etiquetas que (injustamente) le habían colocado y demuestra que es más artista global de lo que se espera de él. Si, además, es más trascendente, de momento lo dejamos a criterio.



26  Anntona Internacional A Anntona le va la marcha, le va poner la tirita antes de hacerse la herida. Total, para que se lo digas tú, ya se lo dice el mismo, te crees que él no se ha dado cuenta. Lo que pasa es que a nosotros también nos va y nos sentimos muy identificados con el personaje. Una mierda como un castillo para todos nosotros.







27  Ricardo Lezón Esperanza McEnroe, Viento Smith, Lluvia y truenos junto a The New Raemon, y finalmente su estreno en solitario. Y siempre en cada uno de sus proyectos llevándonos lejos con sus canciones y su emotiva voz. De sonido timídamente más abierto y luminoso, Esperanza es Ricardo Lezón otra vez cautivando.







28  Mursego 100% Oion100% Oion no es solo un gran disco, es también un trabajo social fraguado en Oion, una de las localidades con mayor tasa de desempleo de Euskadi y donde se registra mayor nivel de inmigración de la comunidad. En él han participado vecinos del pueblo y esa pluralidad cultural, conducida en todo momento por la mano de Maite Arroitajauregui, desemboca en una obra que ha unido, generando debate y visibilizando una comunidad y sus circunsatancias. Este disco nace en realidad más como trabajo de la asociación Bitartean Jolasean y se convierte en un gran álbum de Mursego



29  Amateur Debut! El "debut" de Amateur es, como su primera canción, solo un sueño. Un sueño de pop clásico y atemporal. Como su familiar manera de hacer canciones que nos llegan y nos desmontan. Como si nunca se hubieran ido a ninguna parte. Como llegar a casa en una noche de frío y de lluvía.






30  Fermin Muguruza eta The Suicide of Western Culture B-Map 1917 + 100 No hemos tenido tiempo para asimilar esta colaboración entre Fermin y The Suicide of Western Culture, que nos ha pillado totalmente por sorpresa, pero sí le hemos encontrado ya suficiente potencial como para no dejar que se quedara sin citar en nuestro resumen. Este tratado reivindicativo y político, como no podía ser de otra forma con sus protagonistas, muestra a ambos haciendo un esfuerzo por asociarse y ofrece un resultado equidistante a lo que cada artista suele aportar en solitario, sin que ninguno se lleve el protagonismo del proyecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario