martes, 20 de octubre de 2015

purity ring, another eternity (2015)

Comentaba en la reseña del discazo de Chvrches que casos como el suyo, en el que un segundo disco supere al primero, no se dan muy a menudo. Cuando escribí esa reseña todavía no había escuchado el segundo disco de Purity Ring. He aquí otro ejemplo.

Si el primer disco de los canadienses ya era destacable y altamanente recomendable, en este another eternity (las minúsculas en los títulos son suyas) se expanden y ofrecen un disco del que no te vas a poder desprender en mucho tiempo.
Aquí estamos hablando de canciones de electrónica, sintéticas, a la par que cálidas y robustas.
another eternity es mucho más "luminoso" (dentro de sus cánones, de ahí las comillas) y abierto, sin dejar de lado la oscuridad que ya reinaba en Shrines, como en un tour de force librado entre entre la luz y la oscuridad.

Los beats, siempre a punto de explotar, se suceden en canciones que son pequeños himnos con formas de clásicos (pequeños, personales, qué demonios, universales). heartsigh, bodyache, push pull (son en estas tres primeras canciones del disco donde más se nota esa luminosidad), begin again o stillness in woe, por citar solo algunas, son canciones en las que la belleza (la peculiar belleza) que desprenden es lo que atrapa y lo espectacular. La espectacularidad como forma de diferenciación. Como forma de publicar otro de los discos del año.


No hay comentarios:

Publicar un comentario