lunes, 12 de octubre de 2015

recordando canciones: los vampiros, dënver (2015)


Canciones, siempre canciones. En cada una de las cosas que realizamos. Hits emocionales como los de Juanjo Sáez que se van añadiendo a nuestras vidas día a día. David Summers decía que odia a las niñas a las que todas las canciones le recuerdan algo; nosotros no podríamos vivir sin canciones y por eso nos hemos inventado esta nueva sección en la que compartiremos trabajo Javi, Amaya y Manolo. La idea es elegir (cada semana, cada mes, cada cierto tiempo...) una canción y preparar un texto e ilustración inspirados en ella. Algunas veces participaremos unos y otras veces otros. Para esta ocasión, la primera, Amaya eligió el temazo de Dënver, Javi se encargó de escribir un pequeño texto y Manolo realizó un collage inspirado en los vampiros. Un estreno que nos ha resultado de lo más entretenido. Seguro que pronto llegarán más.


Los Vampiros de Dënver por Manolo Domínguez.




Las ilustraciones pertenecen a Vampir de Joan Sfar


Los Vampiros de Dënver por Javier Ruiz.

Sin querer sonar antiguo ni de vuelta de todo, uno cada vez sale menos a bailar. Tan poco, que solo el hecho de bailar se ha convertido más en una actitud vital (en mi cabeza) que en un hecho palpable y demostrable. Como si el hecho de hacerlo, aunque sea en la habitación, en la intimidad, sea una vía de escape. Más como hecho que demuestra la individualidad y un estado mental confortante que como imposición lúdica y social.

Pero ay, a veces uno se siente infinito y te apetece hacer eso que has ensayado en tu habitación cientos de veces junto a tus amigos, aunque solo lo sean por esa noche, aunque haya que hacerlo en lugares reservados para otra cosa, esta noche solo quiero bailar en la disco, en otro momento te cuento otros misterios.Aunque puedo estar equivocado, hay que tenerlo en cuenta. Quizás cientos, miles de canciones hablando de salir a bailar sin condiciones pueden llegar a tener razón. Salgamos a bailar, hagásmolo junto a todos nuestros amigos, y con los que no lo son también. No lo pienses más, estás equivocado.

Pero no, no creo que lo esté. Esta noche creo en los vampiros y en los hombres lobos, pero no me van a atrapar. Podemos ir a tu casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario