lunes, 5 de octubre de 2015

primeras impresiones de sangre cita, el nuevo álbum de dënver.

La primera vez que apareció el nombre de Dënver en La página de la nadadora fue en una entrevista a la también banda chilena Harmónica en 2006. Ahí les descubrí y rebuscando por la curiosidad encontré algunas canciones en formato demo de las que hice una reseña que empezaba con las siguientes palabras:

dënver son un dúo de san felipe, chile, que descubrí gracias a harmónica y que ya no puedo dejar de escuchar. un nombre inspirado en el camino (el libro de kerouac que también inspirara a javier e iñaki de family para escribir portugal) que, al igual que con los personajes de la novela, podría servir de metáfora para unas canciones que no han hecho sino empezar a andar. 

Casi dos años después escribí esta no crítica de Totoral, su primer cd, donde también aparecían Amaya y Mateo, y en 2010 fue Javi quien se encargó de reseñar Música, Gramática y Gimnasia. Meses después vinieron, hasta dos veces, a Sevilla, y de la segunda me traje firmada por Milton y Mariana su edición en vinilo que FUP le regaló al mundo de la música. Tres copias, para Javi, Fede Granell y la nuestra, que ahora adornan nuestras discotecas.







Fotografía de Diego Palma.

Para cuando se publicó Fuera de Campo la página de la nadadora ya no existía y ahora, con este maravilloso cuarto álbum, ya hemos cambiado la nadadora por el marino, pero la ilusión es la misma. Sangre cita va a ser, probablemente, el mejor disco del dúo. Y eso, estando Música, gramática y gimnasia, es mucho decir. Pero mis primeras impresiones han sido esas. Se han planteado llenarlo de temazos y lo han conseguido. Porque no solo están Vampiros y May lov (candidatos ambos a hit de los de quemar zapatilla, a la altura de los de este año de Crepus, Chvrches, Chemical Brothers o Health): El fondo del barro, Yo para ti no soy nadie, El infierno y Mi derrota andan prácticamente a la misma altura. Y cuando se relajan les salen baladas del nivel de La lava, La última canción, Noche profunda o Bola disco (donde brilla el bubblegum de la casa azul de Tan simple como el amor), recordándonos que son los mismos capaces de cerrar un disco con joyas como En medio de una fiesta.

Y Así, cuando suena Sangre cita (su última canción) llegamos al final de un viaje en una montaña rusa de fiesta, hedonismo y autodestrucción del que es difícil salir indemne. Acabamos de descubrirlo, y las prisas no son buenas consejeras, pero si me toca arriesgar, yo apostaría porque lo han vuelto a hacer. Y casi que me atrevería a decir que incluso mejor que nunca.

El disco se podrá descargar en la web de Dënver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario