miércoles, 14 de octubre de 2015

hazte lapón, no son tu marido (2015)

Decir de un último disco que es lo mejor que ha hecho el grupo puede sonar a tópico y a argumento vago, pero en el caso de Hazte Lapón es un hecho y una realidad. Si de su anterior ep en Discos de Kirlian, El traje del emperador, ya se podía decir eso, aquí la cosa ya se va a otro nivel superior.
Si bien en las canciones en ese ep se abrían a sonar, de alguna manera, más luminosos, aquí regresan al sonido de su primer disco, Bromas privadas en lugares públicos, pero aplicando esa manera de hacer melodías que enseñaron en su referencia para DdK.

Comentaba el grupo en las redes sociales que estas canciones tratan sobre adultos "terriblemente neuróticos". A lo que yo añadiría que también tratan sobre "la culpa", así entre comillas y en general. Como en la canción de Astrud, "te quiero, la culpa es mía", en estas canciones los remordimientos siempre aparecen, el protagonista siempre acaba pensando que el problema es él. Sea cuál sea el caso, uno siempre puede estar equivocado. Evidente en Durmiendo con el enemigo (nana del amor ambivalente), quizás la mejor canción del disco, "Y si resulta que acercarte a mí fue el problema principal, si yo intento defenderte y es en mí donde está el mal, y estamos atrapados porque hemos quedado unidos, y te estoy condenando a dormir con tu enemigo" o en algo evidente y primitivo como el odiar, "¿Qué malo tiene odiar un poco, odiar un poco, odiar un poco nada más? ".

Aunque quizás el equivocado sea yo, puedo estarlo, claro. Quizás aquí estamos, básicamente, hablando de amor y de todas sus circunstancias. Del contigo o sin ti. "¿Qué no haría yo para que seas feliz?, ¡qué no haría yo!. Querría, con sólo mirarte, que todo te salga bien, que consigas lo que quieras, por eso, esta vez, te tengo que decir que no."
Hablen de lo que hablen, Hazte Lapón lo hacen en claros himnos para la vida moderna. O propiciados por la vida moderna. Causa y efecto. Lo hacen desde el yo como forma de determinación, como forma de mantener el equilibrio en la cuerda de la cordura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario