lunes, 19 de octubre de 2015

las mejores portadas de la historia (para manolo domínguez)



A la hora de disfrutar de un disco uno no se puede quedar solo con lo estrictamente musical. Todo lo que le rodea influye. Y obviamente el diseño de su portada es una parte principal de los valores extramusicales que pueda tener. A nosotros nos encanta observar y disfrutar de ellas, y por eso Manolo se ha atrevido con su lista de 20 portadas preferidas de la historia, que mostramos aquí cronológicamente. ¿Coincidimos en muchas con las vuestras? Seguro que en alguna sí.




vol. 1, Miles Davis (1955) Design: John Hermansader Photo: Francis Wolff

El cuidado del sello Blue Note con el artwork de sus trabajos es inconmesurable. Una clara referencia en la historia del diseño. Aquí, como primer ejemplo, está esta maravilla, de elegancia máxima, donde John Hermansader sublima el trabajo fotográfico de Francis Wolff con la separación de la portada en dos, la mitad superior en blanco y la inferior con la fotografía de Davis, separados por la gráfica perfectamente integrada, de fuente clara y limpia. Una auténtica maravilla.






Blue hour, Stanley Turrentine (1961) Design: Reid Miles Photo: Francis Wolff 

Y no nos podíamos quedar con un único ejemplo del sello. Aquí, Reid Miles, uno de los diseñadores más activos de Blue Note, utiliza de nuevo una fotografía de Francis Wolf para llegar al mismo destino por diferente camino. En vez de recortar la fotografía, aprovecha la parte gráfica para, perfectamente integrada, marcar las dos zonas diferenciadas, aparte de introducirle un filtro de color al blanco y negro que hace que todo cobre sentido. Una portada sencillamente perfecta.





Pet sounds, Beach Boys (1966) Photography: George Jerman 

La portada del mítico álbum de los Beach Boys podría encontrarse en las antípodas del trabajo del clásico sello de jazz. En vez de entregarse a la estética decide captar el momento, escapando de los tópicos surferos de la banda californiana. Sin embargo, cuenta con la tipografía superior que se utiliza para el título y grupo que con el tiempo se ha convertido en referencia ineludible. Otra forma de alcanzar la excelencia.







VU & Nico, Velvet Underground (1966) Design: Andy Warhol 

Me va a costar horrores no repetir constantemente la palabra icónica en esta lista, pero en este caso no hay más remedio que usarla. El trabajo gráfico de Andy Warhol aquí es, prácticamente como en toda su obra, perfecto, más aún en la versión en la que se puede pelar el plátano. La fuerza que tiene es indiscutible y, si encima resulta que el contenido es sencillamente el mejor álbum de la historia, pues el círculo se cierra de forma insuperable. Sí, un icono de la música y el diseño.





Wave, Antonio Carlos Jobim (1967) Design: Sam Antupit Photo: Pete Turner 

Sam Antupit marcó un estilo en su diseño de portadas de álbumes. Una imagen impactante, estido minimalista y un cuidado máximo en la distribución de los elementos. La idea de alinear a la izquierda la fotografía, dejando espacio para colocar sobre fondo blanco el texto y logo del sello lo repitió en varios trabajos, pero es aquí donde mejor funciona gracias a la fotografía de Pete Turner, que aparece también en siguientes ediciones sobre fondos azules y verdes. Otro clásico venerado y homenajeado.





Atom heart mother, Pink Floyd (1970) Design: Hipgnosis 

La obra del equipo gráfico Hipgnosis es amplia y excesiva, combinando grandes aciertos con (bajo mi punto de vista) bastantes vulgaridades. Sin embargo, con Pink Floyd logró más de una portada histórica. Tal vez sea más recordada la de Dark side of the moon o incluso el Wish you were here, pero yo me quedo con la fuerza de esa vaca que nos mira sin comprender por qué se le está fotografiando. Años después fue homenajeada por KLF en Chill Out, otra joya que se nos ha quedado fuera por muy poco.





Radioactivity, Kraftwerk (1975) Artwork: Emil Schult 

Tengo cierta debilidad por esta portada y este disco (mi preferido de Kraftwerk y no uno de los más admirados). La sencillez con la que se refleja el espíritu del álbum en la imagen de la radio escogida por Emil Schultz siempre me atrajo. La conexión con todo lo que me apasiona del diseño alemán es, al menos para mí, clara. Se nota en la lista que me encantan las portadas minimalistas y que muestren algo más que lo meramente estético. Esta, a mi parecer, cumple ambas cosas.





Horses, Patti Smith (1975) Design: Bob Heimall Photography: Robert Mapplethorpe 

Aquí toda la fuerza está en la fotografía de Robert Mapplethorpe. Un retrato que refleja a la perfección la imagen andrógina de Patti Smith, reforzada por la fuerza del blanco y negro, que se convirtió en imagen de marca, lo que hizo que se repitiera ese mismo concepto en sucesivas portadas, de parecida calidad e impacto. Otro trabajo a la altura de un disco histórico.








London Calling, The Clash (1979) Design: Ray Lowry Photographs: Pennie Smith 

El homenaje-parodia de la portada de Elvis Presley superó con creces al original, gracias a una fotografía que captó a la perfección la esencia de un punk que con este doble lp se hacía añicos y se reconvertía en otra cosa, me atrevo a decir, mucho más grande. Nada que añadir a una de las imágenes más aclamadas de la historia del pop.








Power corruption & lies, New Order (1983) Artwork: Peter Saville 

Quedarme solo con una portada de Peter Saville (sí, por decisión propia no he repetido diseñador) me ha costado horrores. Su trabajo con Joy Division, New Order u OMD, entre muchos, está en mi altar personal del diseño gráfico. Pero al final me he decantado por la imagen del pintor Henri Fantin-Latour a la que Peter Saville se limitó a añadir un código de colores que en su contraportada ofrece la pista para su traducción. Algo tan sencillo y tan soberbio a la vez.






Suburbia, Pet Shop Boys (1986) Design: Mark Farrow, Photography: Eric Watson 

Mark Farrow es el diseñador fetiche del grupo. Y Eric Watson, al menos en su primera época, el fotógrafo. Juntos han realizado decenas de portadas para el dúo, y de todas yo me he decantado por el retrato sobrio de Chris, con esas gafas que se mimetizan con la camiseta hasta hacerse solo una. Magníficos también los retratos de Neil y ambos juntos que fueron elegidos como nuestra portada preferida de la historia del grupo en el especial que hicimos de Pet Shop Boys.





Violator, Depeche Mode (1990) Sleeve: Anton Corbijn, Area (10) 

Volvemos a la idea de icono. Una portada que es casi más que el propio disco. Una maravilla de Anton Corbijn que juega con la sensación de oscuridad del álbum. He estado a punto de quedarme con la fotografía de 101 publicado poco antes, que me parece la mejor forma de escapar de la idea tópica de portada de un disco en directo, pero dejar fuera la rosa de Violator me parecía poco menos que un sacrilegio, así que finalmente me decidí por esta.






Goo, Sonic Youth (1990) Cover Drawings: Raymond Pettibon 

La ilustración de Raymond Pettibone está inspirada en el caso de los asesinos del páramo y  la crudeza de sus trazos, junto a la frase escrita (que en realidad no tiene relación con el caso) a la derecha imprimen de fuerza una portada de esas que trascienden al propio disco y grupo. Los protagonistas del dibujo no son en realidad los acusados de los crímenes en serie, sino la hermana y cuñado de Mira Hilney camino del juicio, pero la idea queda sensacionalmente reflejada en el dibujo que sirvió de portada para el debut en multinacional de Sonic Youth, reyes del indie en los noventas.



Dangerous, Michael Jackson (1991) Ilustration: Mark Ryden 

Para Dangerous, Mark Ryden, sin dejar de ser del todo fiel a su estilo, intentó y logró reflejar buena parte del universo Jackson en el montón de detalles que esconde. Su obsesión por los parques de atracciones, la infancia, los animales (coronado, presidiéndolo todo, aparece su chimpancé ya fallecido Bubbles), el circo, el cráneo del hombre elefante, Macaulay Culkin, imágenes de famosas obras de arte... Cientos de referencias en un cuadro tan excesivo como hermoso, que se convirtió instantáneamente en la portada fundamental de la discografía de Michael.



Different class, Pulp (1995) Photography: Donald Milne and Rankin Logo: The designers republic Sleeve: Blue source 

Ir de blanco y negro a una boda y mostrarle al mundo que eres diferente. Confundirte solo a medias entre el resto de los invitados. Algo tan sencillo de entender y tan difícil de representar si no tienes el genio de los responsables de esta portada que también se hizo clásica por el logo diseñado por The designers republic. El mejor envoltorio para uno de los discos imprescindibles de la década.






El escarabajo más grande de Europa, El niño gusano (1998) Diseño: Óscar San Martín 

La minuciosidad con la que Óscar Martin realiza sus trabajos de ilustración es sorprendente (puedes maravillarte visitando su web). Pero esto no tendría especial relevancia si sus resultados no fueran tan brillantes. Las miniaturas que acompañaron la portada del escarabajo más grande de Europa, realizadas manualmente por Óscar, son la sublimación de las anteriores joyas ya mostradas. El mejor regalo para un disco que no se merecía menos.






Una semana en el motor de un autobús, Los planetas (1998) Diseño: Javier Aramburu 

Podéis imaginar el trabajo que me ha costado quedarme con una sola portada de Javier Aramburu, y al final he decidido que prime la lectura y el mensaje sobre lo púramente estético (muy cerca ha quedado el corazón de Hallelujah!). El logo de productos tóxicos para un álbum que va justamente de eso, de la toxicidad de una vida al límite entre lo legal, lo sano, lo perjudicial y lo ilegal. La contraportada le da el detalle definitivo para convertirse en la guinda de un disco generacional.





Vespertine, Björk (2001) Design: M/M (paris) Photography: Inez van Lamsweerde & Vinoodh Matadin 

El estudio de diseño M/M paris (que en lo musical también ha trabajado para gente como Madonna, Kanye West, Vanessa Paradis, Robbie Williams, Benjamin Biolay...) se ha convertido en parte de la obra de la artista islandesa haciéndose responsable de casi toda su iconografía desde finales de los noventa. Yo, tal vez influido por la conjunción entre obra artística y musical, me quedo con esta ilustración para uno de los discos principales para entender la música del siglo XXI. La representación de la indietrónica desde el prisma de una artista que sabe estar siempre entre el indie y el mainstream.


Með suð í eyrum við spilum endalaust, Sigur rós (2008) Ryan McGinley 

Me encanta buena parte del trabajo de Ryan McGinley como fotógrafo. Aquí, en la portada del álbum de Sigur rós desprende una increíble sensación de libertad. No sé hacia donde corren, pero estoy seguro que hacia la felicidad. Además, la tipografía manual le aporta ese plus de naturalidad que la portada necesita. Un diseño que da ganas de que me gustase el disco.








Dig out your soul, Oasis (2008) Artwork: House

House es uno de los estudios gráficos que (gracias a su trabajo para Stereolab, Primal Scream o Broadcast) más me han sorprendido siempre. Sin embargo, al final he escogido el collage que preparó para Oasis, donde usa su reconocible tipografía, mil veces imitada.

Probablemente no sea ni siquiera uno de los discos referencias del grupo, pero al menos ya tiene algo por lo que pasar a la historia, la calidad de su portada.

4 comentarios:

  1. Yo también destacaría el trabajo de Pereira para Elenco, que forma parte de la imagen de la bossanova y unifica todo el catalago de esa discográfica. Hasta Elefant le rindieron homenaje con la portada del disco que le sacaron a Jupiter Apple.

    ResponderEliminar
  2. Ahí va la mia: "Propaganda", de Sparks. Tanto la portada como las fotografías interiores me parecen la cosa más genial jamás realizada para envolver una colección de canciones legendarias.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto lo de propaganda. Gran portada, aunque las fotografías interiores no las conozco porque no tengo el lp. rebuscaré por ahí.

    El trabajo concreto de Chico Pereira no lo controlo, pero por lo que he buscado por ahí he encontrado algunas portadas muy Saul Bass ¿no? ¿Son esas? Las que he visto, al menos, son bonitas, pero poco originales. Aunque ya digo que ha sido una búsqueda rápida en google.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que será ver el conjunto de lo que hizo para Elenco: todo en rojo,negro y blanco con una foto del artista en un blanco y negro muy forzado o bien con dibujos pero siempre manteniendo los tres colores . Vamos, ninguna es que sea despampanante pero cuadran con el contenido.

    En cuanto a portadas de Sparks yo soy muy fan de la de Kimono my house :-)

    ResponderEliminar