martes, 15 de marzo de 2016

recordando canciones: famous, kanye west (2016)

Famous por Manolo Domínguez 







Famous por Javier Ruiz 

Una canción de un disco que no ha salido a la venta (si acaso, durante solo unas horas y solo en formato mp3). Una canción de un disco que no ha salido a la venta físicamente y que según el propio Kanye West, no lo va a hacer. Una canción de un disco que solo se puede escuchar legalmente en un programa de streaming en el que el propio Kanye West es parte interesada, y que solo está perjudicando a todos los artistas que están involucrados. Una canción de un disco que no sabemos si está totalmente finalizado, ya que según el propio Kanye West, una de sus canciones no está terminada. Una canción de un disco que en breve, según el propio Kanye West, tendrá una continuación, quedándose más arrinconado, si es que eso es posible.

Un disco, a pesar de todo esto, increíble y totalmente fascinante. Una canción que está en un disco que su propio autor boicotea. Una canción, que con los ojos cerrados, coronaba ya como la mejor de 2016.
Una canción en la que el propio Kanye West hace algo inimaginable en él, dejar con la miel en los labios. La arma con varios elementos, dejándolos en su esencia, concretándolos, a cada cuál más alucinante. Rihanna aparece al principio de la canción (su presencia es breve, el mejor de todos sus featurings) apropiándose y adaptando esta maravilla de Nina Simone y poniendo un poco de cordura entre tanto ego:

                     

Después, Kanye West vacila con sus colegas (y con las chicas que han probado su rabo, como el que ha recreado Manolo) de lo famoso que es, tanto que hace famosos, casi sin quererlo y por la gracia de Dios, a los demás.Sí, es un gilipollas, pero me la pone palote cuando les cuenta que se puede follar a quien quiera. También me la pone dura cuando Swizz Beatz le jale y Kanye responde "We never gonna die".

Pero incluso después de todo esto, todavía no hemos llegado al clímax. El clímax llega cuando Kanye West samplea esto:

                     

Una gozada. Un puto engreído que se cree el rey del mundo haciendo con la polla una de las putas mejores canciones de los últimos años.

Sí, West tiene a Dios de su parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario