martes, 8 de marzo de 2016

carl wilson, música de mierda (2016)

El pretexto está claro: utilizar uno de los discos más exitosos de Céline Dion, Let's talk about love (1997), para escribir sobre los gustos musicales de la gente y la manera en la que estos nos moldean como personas.
El libro, en su título original Let's talk about love: Why other people have such bad taste (Por qué otras personas tienen mal gusto), se publicó dentro de la famosa serie 33 1/3 (por donde han pasado discos de gente como Bowie, Love o Gainsbourg), pero en España Blackie Books lo ha publicado de manera independiente.
Como comentaba, este disco de Céline Dion (el que contiene el omnipresente hit de la película Titanic My heart will go on) es solo el pretexto. Aquí se habla más bien poco del disco, y mucho de algo tan poco objetivo como el gusto. Se hace todo un ensayo sobre los gustos, sus circunstancias, y hasta de sus consecuencias.

Wilson inicia el libro situando y poniendo en antecedentes la carrera y figura de Dion, explicando y dando detalles de su niñez, juventud y vida adulta. Aunque de entrada, el personaje no sea muy atrayente, todo esto se explica de manera amena, rozando el humor. Asistimos a varios episodios inolvidables, siendo este uno de los destacados. Pero de nuevo, todo funciona como medio y no como fin. Son anécdotas que sirven para explicar comportamientos y actitudes frente a la música.

Actitudes en las que, como era de esperar en algo como el gusto, siempre resultamos contradictorios (Wilson tampoco se escapa de la contradicciones en algún que otro pasaje del libro).
La manera en la que con ellos nos queremos definir como personas: la persona que somos y la que queremos parecer ante el resto. Este último punto es importante. La persona que somos ante el resto si nos gusta, para seguir el ejemplo, Céline Dion.

Música de mierda es un libro con el que tus convicciones o tus formas de enfrentarte a la música van a cambiar, o por lo menos, las vas a entender más.

Mención especial merece el epílogo de Manolo Martínez (de Astrud). Al final, Manolo casi desmonta el argumento del libro en unas pocas páginas, ofreciendo un nuevo punto de vista a todo lo que hemos leído previamente en el ensayo de Wilson. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario