lunes, 18 de septiembre de 2017

león de pelea, vientos y corrientes (2017)

Cuenta Álvaro Menéndez que su fascinación por el mar viene dada por sus antecedentes familiares. Álvaro tiene padres y abuelos marineros, por lo que el mar siempre ha estado en su vida.
Yo no tengo familiares capitanes, ni siquiera aficionados a la pesca, pero de la misma manera siento siempre el mar a un lado. El vínculo que se establece entre el agua a lo lejos y uno mismo es tan personal e íntimo que no necesita de nada más. Solo uno mismo y la inmensidad.
Por eso este ep es tan único y peculiar: Vientos y corrientes es la visión de la relación que guarda Álvaro con el mar. Por obvio y subjetivo que pueda resultar, esto es importante resaltarlo.

Una visión contemplativa, reconfortante y suspendida en el tiempo. Una visión que proporciona unas canciones que parecen cartas en forma de avión lanzadas al aire. Canciones que son susurros azules en un mundo en calma.

Un disco que sugiere, evoca, y te lleva más allá de donde te encuentras. Justo como hace el protagonista de estas canciones. Javier Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario