martes, 15 de agosto de 2017

arcade fire, everything now (2017)

Tendría que empezar reconociendo que los dos últimos discos de Arcade Fire me aburren de una manera inevitable. Después de su debut y de su inmejorable continuación, Neon Bible, me distancié de sus discos, ya que no me parecían relevantes y, lo que es peor, no me decían nada (a excepción de cosas como Afterlife).
Esto no significa que sean peores o mejores que este Everything now, solo que a mí no me llamaron la atención como lo está haciendo este disco ¿Son ellos? ¿Soy yo? ¿Será que me han cogido con otro temple en el cuerpo? ¿Será la luna?
Así todo, Arcade Fire me siguen produciendo sentimientos encontrados. Por un lado, encuentro canciones que me vuelven loco, pero por el otro, también las encuentro que me matan de aburrimiento. Arcade Fire firman una de las canciones del año, Put your money on me, pero también una de las más feas, Chemistry. Tampoco son objeto de mi deseo Signs of life o incluso Everything now (que incluso me irrita con esos horribles arreglos de flauta, mucho mejor en las versiones continued). Pero si obvio esas (personales) excepciones, me encuentro con un disco que posee todo de lo que carecían sus dos predecesores: emoción, épica con fondo y forma y sobretodo concreción. Algo fundamental en un grupo tan dado al exceso como ellos.

Arcade Fire demuestran que se encuentran en la liga de los más grandes en canciones tan imponentes como Creature comfort o la mencionada Put your money on me. También en las sobrecogedoras Electric blue o We don't deserve love. Sin duda, estas cuatro canciones son los pilares de Everything now, las que lo llevan a ser uno de los discos que más estoy escuchando este verano. 4 canciones en las que los sintetizadores tienen un papel importante y que convierten a Arcade Fire en un grupo bailable. Peter Pan y las dos Infinite content también son buenas canciones que equilibran la balanza hacia al sí rotundo.

Tema aparte es el mensaje que quieren mandar. Una denuncia al capitalismo más salvaje y caprichoso que envían desde una plataforma que lo fomenta y lo difunde. Un mensaje (quizás) contradictorio (existen todo tipo de ediciones de vinilos diferentes y personalizados para cada país) pero no por ello menos válido. Javier Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario