lunes, 23 de enero de 2017

the xx, I see you (2017)

No era fácil ser The XX ante la publicación de este I see you. Después de dos discos que han marcado los últimos años en el mundo discográfico (para bien o para mal, no existe grupo que tenga un sonido tan definido, tan consistente y con tanta personalidad), sus opciones para avanzar no parecían, de entrada, muy claras. Un primer álbum que sentó las bases, el menos es más como máxima, la simplificación de los elementos para lograr unos resultados altamente emocionales. Un segundo que seguía los hallazgos del primero, llevándolos, quizás, a terrenos más oscuros y tenebrosos. Y justo después de ese segundo disco, In colour, el disco en solitario de Jamie. Quizás el álbum que más ha influído en estas canciones. Y es en la utilización de los samples, en los beats más abiertos y expansivos y en el tono donde más se nota. Pero todo esto lo adaptan de manera magistral a su ya carismático sonido. Y desde el segundo uno: las trompetas de Dangerous y su trote casi drum n' bass y la explosiva progresión de Say something loving muestran a los nuevos The XX, confiados, con un nuevo brío. En esta primera parte también encontramos la sutil A violent noise, siempre a punto de implosionar o la más clásica (en sus estándares) Performance.
En su inmaculada segunda parte, en la cara b, el grupo encadena grandes canciones sin ni siquiera darnos respiro: de la inmensa Replica, a la preciosa Brave for you, de la luz de On hold al éxito instantáneo I dare you y para finalizar la estremecedora y angelical Test me.
10 canciones que avanzan y se desarrollan con pasmosa facilidad, como si I see you llevara impregnado un halo de hazaña desde el comienzo. La gran hazaña de trascender conservando la identidad. Javier Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario