jueves, 12 de noviembre de 2015

recordando canciones: friday I'm in love, the cure (1992)

Tercera entrega de la sección recordando canciones. En esta ocasión, Manolo ha elegido la canción, Amaya la ha ilustrado y Javi la ha escrito.


Friday I'm in love de The Cure por Amaya Granell.



Friday I'm in love The Cure por Javier Ruiz.

Se despierta con los primeros rayos de sol, pero no se mueve de la cama hasta que escucha a sus nietos levantarse, reclamando atención. No quiere molestar. Se levanta, desayuna con ellos (este es uno de sus momentos favoritos del día) y los acompaña al colegio. A partir de ese momento, el abismo.
Le pasaba desde joven, en determinadas ocasiones en las que se encontraba con tiempo libre a la vista, se le abría una brecha en el pecho, una brecha en la página en blanco.
Había aprendido con la edad, siendo realista y pragmático, que ya no cabía la ansiedad. Simplemente se sentaba en el parque hasta la hora de comer. O iba a hacer la compra los días de la semana indicados. Las tareas rutinarias le ataban a la realidad.

También aprendió que una buena manera de acortar la brecha era ver películas. Ver historias inventadas o no tanto, que ocurrían en otro momento, en otras circunstancias distintas a las suyas. Eso también era importante.

Después de comer se sentaba en el sillón y muy al contrario de quedarse dormido, lo que más quería era que en la televisión pusieran una de esas películas que tanto le gustaban. Había días en los que ponían alguna de Paul Newman, su actor favorito. En esos días, no podía más que sentirse afortunado.
Todos los días sin ser iguales eran similares, lo único que diferenciaba la semana era el viernes, día en el que La Filmoteca abría sus puertas y proyectaban los títulos que había visto y disfrutado en esos momentos que ahora no quiere olvidar.

Ese viernes era especial, estaba programada Cortina rasgada, su película favorita. Aún recuerda cuando fueron al cine juntos y tras salir de la sala, le pidió que pasaran toda su vida juntos.

Todavía se emociona cuando cae en la cuenta de que realmente lo lograron. Lo suyo fue para siempre. Como en las grandes historias. Como los hombres maduros en el cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario