domingo, 1 de noviembre de 2015

siete ejemplos (más un bis) del nuevo rap nacional por manolo domínguez

Lo de PXXR GVNG ha significado la nueva revolución del hip hop nacional vía trap, trascendiendo el underground de los alrededores del MACBA para llegar a prensa, moda, televisión y casi todos medios generalistas. Para bien o para mal, todos hablan de ellos. Han liderado una nueva escena que no bebe de los clásicos y los modos habituales del hip hop nacional para crecer en paralelo a ellos y terminar adelantándoles por la derecha. Sin embargo, no todo el monte son los pobres y, aparte del ya comentado cd de debut oficial de PXXR GVNG (que ya comentamos en su día) este 2015 se han publicado otros discos, oficiales o mixtapes, que deberían llenar las listas de final de año de este nuevo hip hop que tiene más de trap, flamenco o reggaeton que de las formas clásicas del género. Y ahora nos ha dado por hacer un pequeño balance donde vamos a mencionar algunos de nombres que han sonado (y bastante) en lo que llevamos de año:

Adromicfms 2, Yung Beef x Steve Lean Yung Beef puede ser el más mediático de los pobres, con una presencia que avasalla y un estilo muy peculiar de soltar sus frases. Por eso, cada una de las mixtapes o grabaciones que este publica fuera de la banda principal termina teniendo la misma importancia que lo que nos llega firmado por los propios PXXR GVNG al completo. En esta mixtape, que apareció en las redes un par de semanas antes de que Sony pusiera en la calle el cd de los pobres, hay mucho, muchísmo trascendente. Están las bases de Steve Lean y la 808 mafia, como siempre imponentes, colaboraciones del resto del grupo o de Marko Italia de los Takers y algunas canciones que podemos situar ya entre lo mejor que ha salido del colectivo, junto o por separado (Beef boy, Motriles, Tu culo crazy, Llórame el río...). Y en términos globales, una que podría ser fácilmente la puta canción del año, en cuyo vídeo se comprueba además el inmenso potencial de Yung Beef como auténtica estrella del pop: Ready pa morir.

Se escucha aquí: Adromicfms 2, Yung Beef x Steve Lean 

Álbum número tres, Cecilio G Lo de este hombre (más famoso casi por sus enfrentamientos con los PXXR GVNG que por sus grabaciones) es mucho más difícil de clasificar. Su mixtape de este año tiene fraseos en clave de trap que se tambalean entre lo surrealista y lo ridículo, sobre bases que descolocan casi constantemente. Escapa de las referencias por la vía de lo inclasificable. No utiliza fórmulas accesibles en sus temas y no tiene pinta de querer salir del underground. Por momentos parece más un proyecto de electrónica experimental, trufada de breakbeats y con recitados que siempre tienen un fondo de ironía y no hablan (solo) del tópico de fiestas, sexo y drogas. Cecilio G, además, se ríe de sí mismo en sus clips, donde aparece disfrazado o mimetizado de forma bastante singular. No es un artista inmediato, pero si se entra en su mundo se encuentra bastante donde rascar. Como ejemplo, un tema que no aparece en esta mixtape, sino que sirve de adelanto de la próxima a punto de distribuirse por internet: La mejor, que arranca con un guiño a los primeros siniestro total, y suena más al tropicalismo electrónico de animal collective que a los clásicos del trap, demostrando que lo suyo no es tan sencillo de encasillar.

Se escucha aquí: Álbum número tres, Cecilio G

Azulejos de corales, Dellafuente El granadino Dellafuente es fan del cante jondo y, de la mano de las colaboraciones del Maka, ha impregnado todo el disco del aire que se respira en su ciudad cuando te acercas al Sacromonte. El resto, ritmos latinos que se mimetizan por momentos con la salsa o el reguetón para acompañar a unas canciones irregulares pero con bastante que rascar. Menos trabajado en las bases que otros proyectos, y mucho más pop, lo de Dellafuente es algo más light, más para todos los públicos. Azulejos de corales es un temazo, las incursiones del Maka le dan un aire de originalidad al ponerle el punto localista a las influencias latinas, y la temática de las letras no es tan destroyer. A mi parecer le falta contundencia instrumental para destacar lo que merece, pero con todo tiene sus momentos en los que es mejor quedarse a mitad que caer a los veinte de sobredosis. No sé si me explico. Y, al final, lo petó con la más paródica de sus canciones.

Se escucha aquí: Azulejos de corales, Dellafuente.

Antihéroe, Jarfaiter Tras muchas canciones sueltas por ahí, hace ya algunos meses apareció la ambiciosa mixtape Antihéroe del Jarfa. Hip hop cercano al sonido old school, con bases secas y contundentes y unos fraseos escupidos con violencia y asco. Lo suyo ideológicamente está más cerca del punk ochentero y antisocial que del modus operandi del rapero que imita las maneras norteamericanas de vida fácil, dinero, mujeres y drogas. En sus letras hay veneno y conciencia de clase, pero no de la que se estudia en políticas, sino de la del que nace y crece en el barrio donde llegar a integrarse es casi una quimera. Además Jarfaiter no rehuye de lo que ha escuchado desde chico, que no es a Public Enemy o Run DMC, sino a Chunguitos, Chichos, Calis o Junco. Y de ahí sale la tremenda La luna y el sol, que duele como lo hacían las canciones de Lole y Manuel, o navajeros, con la colaboración de otro líder del rap quinqui, El coleta. Antihéroe, sin la búsqueda del aplauso fácil, es, seguro, uno de los discos de este 2015, que huele a lo mismo que olían los primeros discos del RRV, o el punk nacional de hace treinta años. No future con olor a calle y jeringuilla.

Se escucha aquí: Antihéroe, Jarfaiter.

M.O. Vida madrileña, El Coleta La primera estrofa de la primera canción ya lo deja todo claro: "Estoy despegando como Enrique Morente". Para El Coleta el rap son la formas, pero no el fondo. En su cabeza están antes los referentes del cine quinqui y la cultura de los ochenta (aquí hay sampleados de Obús y el Lobo hombre en París de La Unión) que cualquier tema referido al Hip Hop, de aquí o de fuera. El Coleta es un personaje, en la más estricta definición del término. Un personaje salido de los mismos referentes que los libros de Yo fui a EGB y que, como el que va al teatro, si te metes en su mundo funciona. A veces duele escucharle rapear, pero lo que dice tiene su gracia y la sobredosis de datos que te escupe a la cara hace que te enganches al disco. Rap del de cantar a grito pelado como si estuvieras en un concierto de los primeros Def Con Dos, esos que venían de fuera para pervertir todo lo que tocaban. Lo mejor, El Obús va a volver a estallar, No nos dan trabajo y MOvida madrileña por sus bases imposibles y El Piko 3 por la colaboración de Jarfaiter, que siempre funciona.

Se escucha aquí: M.O. Vida madrileña, El Coleta

10/15, C.Tangana El homenaje/apropiación que C.Tangana ha hecho del universo Drake ha sido brutal. Las cinco canciones del nuevo mixtape del colectivo AGZ son cinco maravillas. Aquí tenemos unas bases repletas de ritmos ralentizados, robados directamente de la discografía del rapero norteamericano, y a un Puchito que frasea con calma y seguridad, la misma que nos encontramos en If you're reading this it's too late. Sin estridencias ni aspavientos, C.Tangana ha vuelto a hacerlo. Es escuchar Bolsas, Nada o Drama y caer rendido a alguien que parece no tener nada que ver con el resto de lo que se hace en nuestro país. Si Love's o su cd de debut ya eran clásicos, me atrevo a decir que esto lo supera y aventura algo grande en el futuro más próximo.

Se escucha aquí: 10/15, C.Tangana

Isla, Arufe El gallego Arufe llega al rap desde el synthpop y la electrónica de salón, acercándose más de lo esperado al universo del colectivo AGZ. Isla, al menos para mí, es más un disco de rap que de Hip Hop. Es pop electrónico que rememora los grandes discos de principios de los ochenta, y la IDM más accesible, adornada por la voz de Arufe, que es efectivo pero, quizás, algo monótono al rapear. Cada una de las canciones del disco se disfrutan con sabor a sofá y caipirinha, casi como música de ascensor, disfrutable al 100%. Además, la colaboraciones de Dotore, Bflecha y Kongo Lacosta le dan la diversidad de colores que encuentro que (excepto en la preciosa portada diseñada por primo) le falta al disco. Yo habría apostado por alguna más, ya que todas han sumado al disco.

Se escucha aquí: Isla, Arufe

Pd: Mala Rodríguez Y, para certificar que algo está ocurriendo, la Mala, la más grande, ha contado con la producción de Steve Lean en los dos avances que ha publicado este año de lo que debería ser su próximo álbum. Egoísta, en la onda de la violenta 33 de su disco bruja, y Mátale, con la colaboración del también pobre D.Gómez. Dos ejemplos de que el panorama está cambiando y que aún estás a tiempo de cogerlo al vuelo o de dejarlo escapar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario