miércoles, 4 de noviembre de 2015

juanjo sáez, hit emocional (2015)

Hay cosas indiscutiblemente objectivas, a las que no se les puede poner objeción ninguna. La gravedad, el sol saliendo por las mañanas, la grandeza de Sufjan Stevens, etc.
Pero, afortunadamente, hay muchas otras que no son ni blancas ni negras, entre ellas la emoción.
Juanjo Sáez sabe bien eso, y lo aplica a todas sus facetas artísticas. Sus libros siempre se han basado en ella, principal protagonista de sus historias.

Hit emocional no es una simple recopilación de su sección en la revista Rockdelux, es mucho más que eso. De hecho, esa es la excusa. En Hit emocional nos cuenta cuáles son estilos, grupos y discos favoritos, pero no se limita a contarlo mediante impersonales listas (que también), sino a través de las personas y momentos de su vida que más le han marcado. Juanjo, como cualquiera de nosotros (qué os vamos a contar), no sabe hablar de canciones sin llevarlas a lo personal. Pero tan hacia lo personal, tan al extremo, que en ocasiones no se puede evitar sentir cierto pudor.

Como siempre acertado y certero,  Sáez simplifica cosas muy importantes, siempre de manera que se puedan entender mejor, como un mago haciendo trucos, algo sencillo en las formas, pero complicado en el fondo:

"El indie pasó a segundo plano de un plomazo. Recuerdo ir el segundo año que se hizo el Sónar, todo era distinto: futurista y revolucionario. Es curioso que cuando más parece que va a haber una revolución, menos la hay, y en el fondo algo cambia, pero no tanto como prometía"

Siempre descarado y un poco insolente, aquí se olvida de todo esto y va directamente al hueso, a lo realmente importante. A las cosas que nos pasan a todos con los discos:

"Su música no me decía gran cosa. No le prestaba atención suficiente. Pero un día, de repente, como una fruta en el árbol que pasa de estar verde a madura, el azúcar se concentra en el fruto como para que un ser vivo se la quiera comer. Un día La distancia adecuada maduró en mi cabeza"

"No sé como me puede gustar esa musiquilla de ascensor...ese sonidito insustancial...No puedo entender que cuando termina el disco pueda volver a pulsar play"

Con Hit emocional, la música también se lee. Esa cosa tan difícil de conseguir, pero tan fácil de disfrutar.






pd: hace años en la nadadora, quisimos emular a Juanjo Sáez, y nos salió esto. Como sabéis, no conocemos la vergüenza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario