jueves, 23 de julio de 2015

wayward pines

En la música hay grupos que nos recuerdan mucho a otros grupos, a un sonido que nos resulta familiar, pero que no dejan de gustarnos porque aplican personalidad y una visión distinta a ese sonido. Wayward Pines es lo mismo aplicado a las series.
Ya hemos visto la misma historia decenas de veces (en ocasiones, la misma escena), pero no podemos evitar sentirnos atraídos: personaje que, de repente, despierta en un pueblo misterioso e inhóspito, donde nada es lo que parece.


La serie está basada en una trilogía de libros escrita por el estadounidense Blake Crouch, y aunque solo he leído el primero de ellos (de momento solo hay traducción al castellano de ese primero), debe ser uno de los pocos casos del mundo en el que la adaptación es mucho mejor que el libro. Contando con M.Night Shyamalan como productor y director del piloto, consigue una ambientación más lograda, enganchando más con la historia y los personajes.

Uno de los alicientes de la adaptación ha sido el contar con actores poco dados al medio televisivo, como Matt Dillon o Juliette Lewis (encantador su personaje...). Otro sería la manera que han tenido de separarse del género, dando respuesta a los misterios y preguntas que se plantean en los primeros capítulos en el 1x05, llamado adecuadamente The Truth. Esto sucede porque la serie ha adaptado en los diez episodios emetidos los tres libros, dando como resultado un ritmo trepidante.
En ese capítulo, el personaje de Matt Dillon descubre donde ha ido a parar, y la situación en la que se encuentra. Pero no todos los personajes conocen esa verdad, por lo que el interés y la intriga sigue funcionando. Con esto, también aprovechan para poner el foco en esos personajes secundarios y sus historias personales.
Finalmente, tras su décimo episodio, que ha actuado como series finale, no ha sido renovada, y queda como una mini serie conclusiva. Un final que nos ha llevado de nuevo al principio, en un cliffhanger cruel e impactante.

Wayward Pines no será la mejor serie del año, pero ha entretenido y mantenido el interés a lo largo de toda su primera temporada, mucho más de lo que podemos pedir a una serie de televisión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario