domingo, 7 de junio de 2015

jamie xx, in colour (2015) por manolo domínguez

Entiendo que a Jamie no le importa que traten su trabajo en solitario como proyecto paralelo de un integrante de The XX, porque de lo contrario, supongo, no habría usado las dos equis como sufijo en su nombre, contado con sus dos compañeros para cantar en 3 de las canciones del álbum, ni insinuado el logo del proyecto madre en la portada de este. Así que sí, toca decir que tras In colour se encuentra uno de los responsables del grupo que ha revolucionado la música en los últimos años con la publicación de dos álbumes majestuosos. Y, lo mejor, que no desmerece a lo que ya nos había ofrecido junto a Romy y Oliver.


De todas formas, esto no nos coge del todo por sorpresa, ya que Jamie había ido adelantando algunos temas sueltos incluso desde hace ya meses. Por eso sabíamos lo grande que eran Gosh (¿a nadie le recuerda al Last time que Astrud hicieron en su ep de debut?), con ese aire de oscuridad que nos podría acercar al sonido de Burial, o Loud places, que parte de las directrices de The XX para ir expandiéndose en unos coros que que no esperas, primero descolocan y luego terminan enganchando y dándole un aire más comercial a un tema que no sé si lo necesitaba, pero tampoco puedo decir que no lo agradezca. Y más tiempo aún llevamos escuchando los dos temas del maxi Girl/Sleep sound, que profundiza en la faceta más post-rave del disco, esa que hace que la pista de baile se ralentice y oscurezca, nos arrastre y casi nos engulla.

Pero lo que no conocíamos no hace sino aportar variedad y grandeza a un disco que, como con Our love de Caribou, no se queda en mero manual de estilo, sino en una obra mayúscula sobre cómo afrontar la música electrónica en el siglo XXI, desde diversos frentes, y casi siempre con puntería milimétrica. Y digo casi porque, precisamente en la que parece su canción más hedonista, la casi raggamuffin I Know There's Gonna Be (Good Times), se rompe el clima que había conseguido en el resto del álbum, despertándonos de golpe en un escenario que no era el nuestro y que tampoco parece que sea el suyo, sino el de Young Thug y Popcaan, que colaboran metiendo las voces del tema. Un solo lunar en un disco magnífico, que es mucho, muchísimo, más que un pedazo de una equis que, a estas alturas, parece más inmensa que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario