miércoles, 10 de junio de 2015

especial pet shop boys (2): very (1993), bilingual (1996), nightlife (1999) y release (2002)

En la entrada de hoy se incorpora Mireia al especial (!muchas gracias!).
Repasamos los discos del grupo entre 1993 y 2002.

Very, 1993 


Very se titula así porque es ‘muy’ PSB. Después de la melancolía de Behaviour, tocaba euforia y hedonismo. Neil y Chris mutan en personajes de videojuego y fabrican el perfecto artefacto pop.

El disco es una vuelta a la comercialidad, bailable y de colores saturados... en apariencia. Pero como todo en la banda, apariencias e intenciones pueden dispararse en múltiples direcciones. Así, hay amor saltarín e incondicional (I wouldn’t normally do..., Liberation), pero también temas sociales (The theatre, Young Ofender), amantes a los que les suplicas que se queden contigo (One in a million) y ambigüedad a raudales, desde la inicial Can you forgive her? Ni siquiera el himno Go West, versión de Village People, es lo que parece. Chris explicaba que efectivamente, la canción va sobre ir al Oeste, a la tierra de la promisión y la libertad, pero que, escuchando cómo la cantaba Neil, sabías que no ibas a llegar nunca. Porque este es un lamento por los amigos perdidos a causa del SIDA.

Nosotros bailaremos y tatarearemos ‘Very’, porque es fácil, porque es pegadizo. Cargas de profundidad de aspecto frívolo y brillante. Otra cima. Y qué fácil les salía. mireia

Bilingual, 1996 


Una de las pocas pegas que podría ponerle a Bilingual fue la mala elección de su primer single, Before. Precisamente esta canción, junto a otros momentos más disco (pienso en Metamorphosis por ejemplo, o la balada It always come as a surprise) creo que son los más flojos. Los más flojos de un disco que da inicio con la magnífica secuencia de Discoteca y Single. Dos canciones que son una, en las que la influencia tropical es la que manda. Tremendas. ¿Hay una discoteca por aquí?. Junto a Se a vida é (that's the way life is) y A red letter day, dos de sus mejores singles (así en general y en abstracto), son las grandísimas canciones de Bilingual.

Pero claro, no se queda ahí la cosa, To step inside funciona, al igual que Up against it o la final Satuday night forever. Otro disco más que satisfactorio del grupo, especialmente destacable para muchos, entre los que sin duda me encuentro. javi

Nightlife, 1999 


Nightlife venía precedido por el fántastico single I don't know what you want but I can't give you anymore. Esa canción no paramos de escucharla en el verano del 99, con el vídeo que la acompañaba, el que determinó la estética de querubines gótico-pop (!!!) de esta era.
Los siguientes singles, la muy Village People New York City boy y You only tell me you love when you're drunk son las dos caras de la moneda PSB, la eufórica y la más calmada, la más reflexiva (ya saben, la cara Pop y la cara Art).

Nightlife incide de nuevo en la música de baile más variada: del desfase trance de For your own good al tecno de I don't know what you want, y de ahí al gay disco de NYC boy.

Con buenas canciones, quizás baja un poco el listón con temas como Happiness is an option, Vampires o Boy strange, que de pronto amas u odias, pasando de una opción a otra en cuestión de segundos.

Por otro lado, canciones como For your own good, Closer to heaven o sobretodo la preciosa The only one inclinan la balanza hacia el notable, como no podía ser de otra manera. javi

Release, 2002 


Home and Dry es un buen comienzo para el disco menos electrónico y más reposado de la banda. Una elegante balada que funciona en nuevos escenarios en los que Neil y Chris aún no habían estado. I get along también es bonita, y parece que funciona, hasta que llega a un estribillo que reivindica los peores errores de The Beatles. Y a partir de ahí el horror del Adult Oriented Pop. El que hace baladas tan aburridas como Birthday Boy o You Choose, canciones tan insulsas como E-Mail o Love is a Catastrophe y que convierten en aciertos temas que en otros discos serían de los menos destacados (The Night I Feel in Love o London, que incluso fue single).


Pero, aunque con cuentagotas, también queda en este álbum un poco de esos Pet Shop Boys reyes de la pista sin querer serlo, que, como en Behaviour, te incitan a bailar canciones que no han nacido para ello. Y así, The Samurai in Autumn y Here funcionan principalmente porque escapan del concepto de pop adulto que tiene el disco, aunque sin colarse tampoco como de las históricas de la banda (habrá quien sí considere ahí a Home and Dry, yo no). Demasiado poco que rascar para ser ellos. manolo

2 comentarios:

  1. ¡Me alegra ver que no soy el único que considera "Bilingual" un discazo! Coincido al 100 % en la tirria que me produce la indigestión house de "Metamorphosis", pero os cambio encantado "It Always Comes as a surprise" (¡ a mí me encanta!) por esos chirriantes coros infantiles de "To Step Aside".

    A ver qué hacéis a partir de este punto, que una vez realizado el gran descenso empieza la gran montaña rusa (las subidas de "Yes", las bajadas de "Elysium") de PSB.

    ResponderEliminar
  2. pues tanto a Manolo, Mireia y a mí nos gusta Elysium...

    ResponderEliminar