miércoles, 5 de agosto de 2015

inside out: tus procesos mentales, ¿dónde tienen lugar?

Me pasa que muchas veces no entiendo muchas de las situaciones en las que me veo inmerso. Situaciones en las que me gustaría que alguien me explicara las cosas de manera que yo las entendiera, como hacía la madre de Forrest Gump a su hijo. Me gustaría que la Sra. Gump viniera y me sacara de mi ignorancia.

Como lo que han hecho Pixar con esta generación de niños: explicarles muchas de sus circunstancias de manera clara, sencilla y de paso, divertida. Explicarles algo tan complejo como el funcionamiento de sus emociones y los diferentes aspectos de su personalidad. Algo que parece fácil, pero que a todas luces no lo es.

La película nos explica el paso de la alegría completa a los matices emocionales, y de ahí a la aparición de la tristeza y el miedo a ella. No se me ocurre mejor manera de plasmar la devastación y la posterior calma que produce abrazarla, saber que siempre va a estar ahí, muchas veces como el bálsamo necesario.


Porque si hay una emoción crucial y necesaria es la tristeza, auténtica protagonista de la película y de nuestras vidas. Como tal, se comporta de forma tímida, siempre en segundo plano, pero lista y preparada para dar el salto. Salto que se amotigua, no podía ser de otra manera, con un poco de ayuda. 

Inside out, quizás la más adulta de las películas Pixar, también la menos inmediata, no solo cautiva en su visionado, también (y en mayor medida) en los días posteriores, donde se encuentra y disfruta su verdadero significado.

1 comentario:

  1. está muy bien pero me sobran 35min de la peli. poca paciencia ya sé pero me gustó más de lo que esperaba, bitch.

    ResponderEliminar