miércoles, 3 de septiembre de 2014

especial sobre world peace is none of your business (5) con ifrannnn

Fran es ya conocido del blog. Ya participó en el top 10 colectivo de los Smiths que realizamos hace unos meses y ahora comparte con nosotros su opinión sobre el décimo disco de Morrissey. 

Por cierto, a partir de ahora puedes consultar las diversas colaboraciones de amigos y conocidos, a través de las etiquetas ubicadas a la derecha de la página.

Ahí van las impresiones de Fran:

Quizás mi opinión va a ser la única nota discordante en este especial, pero lo primero que tengo que decir es que World Peace Is None Of Your Business es, de momento, el disco de Morrissey que menos me gusta.

Mi primer contacto con Morrissey fue en la época de The Queen Is Dead, cuando lo encontré por casualidad en la cara b de una cinta de cassette reciclada en la que mi primo me había grabado True Blue de Madonna después de levar todo el verano dándole la lata con ello. 

Por aquel entonces yo no debía tener más de trece o catorce años y aquel hallazgo fue uno de los que cambiaron mi forma de ver y entender la música (luego sabría que la Ciconne había aprendido a tocar la guitarra con las canciones de The Smiths y que incluso los había taloneado en alguna ocasión). 
 Aquel puñado de canciones fueron las primeras que me emocionaron hasta el punto de ponerme un nudo en la garganta sin entender muy bien por qué. A partir de ahí, esa sensación se repitió con todos y cada uno de los discos de The Smiths que fui consiguiendo y también con los de Morrissey en solitario. Lo mismo hasta Years Of Refusal, que me dejó un regusto agridulce. Por este motivo esperaba el nuevo material con especial impaciencia, pero mi decepción ha sido la misma que con su predecesor, aunque este vez por otros motivos. Igual mis expectativas eran demasiado elevadas…

El caso es que no sé dar una razón concreta y de peso por la que World Peace In None Of Your Business no vaya a ser precisamente mi disco favorito de Morrissey, sino que, más bien, se trata de un conjunto de pequeños detalles. El principal, y que está directamente relacionado con las canciones, que es lo que importa, es la producción y los arreglos. 

Siempre me han dado alergia los arreglos de “aire latino” y este disco está plagado de ellos hasta el punto de convertirse en los verdaderos protagonistas de varias de las canciones. Es el caso de Earth Is The Loneliest Planet (con otra “vestimenta” podría haber sido otra más en mi lista de hits particular, pero…) o Staircase At The University (las guitarras y palmas del tramo final me llegan a sacar de quicio y no puedo evitar dar el salto a la siguiente, bueno, a la siguiente de la siguiente, porque Bullfighter Dies tampoco es santo de mi devoción). 
Pero claro, en el extremo opuesto de todo esto están I Am Not A Man; con el Morrissey que más me gusta, el de esas letras ácidas e irónicas; o Smiler With Knife que es una maravilla absoluta dónde no sobra ni falta una sola nota.

Luego hay otro motivos, digamos, extramusicales que han hecho que haya recibido este lanzamiento con ciertas reticencias. Por una parte, está el hecho de que pocas semanas antes se reeditara Vauxhall And I, mi favorito absoluto de Morrissey. La cercanía temporal ha hecho que mi subconsciente los considere como discos consecutivos y claro, en la inevitable comparación, World Peace… no podía salir muy bien parado. 


Por otro lado, está el formato en que ha sido presentado: cuatro singles/adelantos digitales sin ningún otro valor añadido. World Peace… es un disco excesivamente largo ya sin contar con el añadido de los temas extra de la edición deluxe y podría haber tenido un recorrido totalmente distinto si los singles hubiesen sido también físicos, más espaciados en el tiempo, y esos temas extra usados como “cara b”.

Seguro que la gran mayoría de los que leáis estas líneas sabréis de aquellas declaraciones de Nacho Vegas en las que afirmaba, sin ningún tipo de reparo, que deseaba que Morrissey se lo follara. Pues bien, hace algún tiempo yo también me habría apuntado en la lista sin dudarlo, pero hoy todo ha cambiado: 

“Lo siento Mozzer, pero creo que necesitamos darnos un tiempo porque yo ya no siento lo mismo. No sé si es que tú no consigues explicarte o es que yo no consigo entenderte. Probablemente los dos hayamos cambiado. Espero que esto sea sólo un paréntesis y que, algún día, las cosas vuelvan a ser como antes. Si no, me quedará el recuerdo de todos estos estupendos años compartidos"


World Peace Is None Of Your Business es como un polvo sin ningún sentimiento, sólo sexo, que puede estar muy bien según en qué momento, pero todos sabemos que no es lo mismo y deseamos algo más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario