sábado, 25 de octubre de 2014

future islands, discografía

Soy una de esas personas que descubrió a Future Islands cuando fueron a actuar al programa de David Letterman. A partir de ahí, suya es la canción del año -Seasons (waiting on you), el disco -Singles-, y los que han tenido la suerte de verlos en su reciente gira española, el concierto del año.

Por eso era de justicia, tras desgranar canción a canción su disco de este año, recuperar sus discos (escuchados después de Letterman -d.L., no conocía la existencia del grupo antes) uno a uno. Y claro, por si no teníamos motivos suficientes este año, descubrir poco a poco a uno de los grupos de tu vida, en tan poco periodo de tiempo, es una experiencia difícil de abarcar.

Wave like home, 2008

Me gustaría decir que descubrí a Future Islands en sus inicios, con su primer disco. Pero no, no es así. En 2008 yo estaba a otras cosas (algunas, aquí). Al igual que me gustaría pensar que si hubiera decidido otra cosa en cualquier otro momento, todo sería diferente, sería otro, y eso es exactamente lo que se siente al escuchar Wave like home. La excitación de lo nuevo, de lo desconocido, el inicio de una chispa que va a prender y ya no se va a apagar.

No se me ocurre mejor manera de debutar cómo con este disco. Suena a juntarse una tarde con los amigos en la que cabe toda idea para divertirse, por descabellada que sea.
Wave like home es el disco más encantador, desprejuiciado, y loco del grupo. También el más acelerado. 30 minutos de viaje frenético a los ochenta más salvajes, pero sin dejar de mirar la pista de baile (Seize a shark, Old friend)

Aquí ocurre como en Singles, todas las canciones son extremedamente pegadizas e irresistibles. 
La voz de Samuel Herring, ya arrebatadora, suena más alocada que nunca, no tan en primer plano como en discos posteriores (es definitavemente en Singles donde cobra todo el protagonismo que merece). 

Flicker & flutter, Beach foam o Little dreamer son de lo mejor de la discografía de Future Islands. 

In evening air, 2010

Comenzar un disco con algo como Walking through that door es apostar a caballo ganador. 
Más centrado y ya poniéndose serios, Future Islands entregan con In evening air uno de sus mejores discos (no conocen álbum malo). Totalmente infeccioso, (¡esos bajos!), aquí las canciones discurren con más aire que en Wave like home. Aquí necesitan espacio para desarrollarse, suenan más poderosas, con más cuerpo y consistencia.

Aquí ya se pone de manifiesto la electrónica emocional que practica con tanto tino el grupo y en la que tan bien se desenvuelve S. Herring. La inicial Walking through that door, Long flight, Tin man, Swept inside o As I fall (atención al segundo plano de esta canción) son ya clásicos. Son esa clase de canciones en las que va subiendo la intensidad y no sabes de qué manera estás atrapado en cada uno de sus recovecos.

On the water, 2011

El golpe de gracia en la carrera de Future Islands fue su momento en el programa de David Letterman, pero cualquier otro foco en su carrera que reclamase su atención, en cualquier otro momento, hubiera tenido el mismo resultado. Como comentábamos arriba, no tienen disco malo, y On the water no es la excepción. 
Quizás Singles es su disco más redondo y contundente, pero que me aspen si en On the water no encontramos verdaderos hitos en su carrera. En ese aspecto, la fantástica Close to none, es desde luego, una de sus mejores canciones. 

On the water es su disco más reposado, más tranquilo, donde se recrean en la belleza (Where I found you es totalmente apasionante) y también en los pasajes más inquietantes (Grease). 
Cubriendo la cuota de hits (nunca fallan, son infalibles) Before the bridge, Balance o la misma Close to none apuntan muy alto. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario