lunes, 12 de septiembre de 2016

dinosaur jr., give a glimpse of what yer not (2016)

¿Son necesarios Dinosaur Jr. en 2016? Pues, siendo sincero, no lo tengo claro. ¿Aportan a día de hoy algo nuevo, diferente o mejor que lo que ya nos han dado en los más de treinta años que han pasado desde que se publicara su primer disco? Tampoco lo afirmaría sin dudar. ¿Son, entonces, otra banda más a la deriva que deambula por el mundo a años luz de lo que fueron? No. Rotundamente no.

Give a glimpse of what yer not es el undécimo álbum en la carrera del trío formado por Mascis, Barlow y Murph y me atrevería a decir que, si lo pusiera entre el cuarto o el quinto, entre cualquiera de los publicados en los noventa cuando los medios les permitieron sonar más contundentes, no desentonaría en absoluto. Ellos tienen la fórmula controlada y no andan dispuestos a cambiarla. Y en estos casos, ante la inmovilidad creativa, parece que solo manteniendo el nivel compositivo se podría sostener una carrera así.  Lo que ocurre es que no soy capaz de afirmar que este esté a la altura del que generó clásicos de su discografía como The Wagon, The bug, Out there, Start Choppin o Feel the pain. Pero, al menos, tampoco anda muy lejos de él. Dinosaur Jr. siguen siendo una banda en un estado de forma más que digno que justifican con cada nueva referencia su reunión, ocurrida hace ya diez años. Y en este nuevo disco lo hacen con 11 canciones directas, tan marcadas por su propio sello que solo (a excepción de las dos composiciones de Lou Barlow en el disco) suenan a ellos mismos. La personalidad de J Mascis a la guitarra y voz es tan inmensa que, como únicamente ocurre con los más grandes, solo reivindica a sí mismo.

Pero, a pesar de lo compacto que resulta, dentro del conjunto que es Give a glimpse of what yer not sí destacaría algunas canciones, esas que podrían ser las nuevas nominadas a clásicos del grupo. Lost all day, Goin down o la muy R.E.M. Love is..., que sorprende especialmente por ser la más diferente del lote (obviamente, uno de los dos temas de Lou, que también nos lleva a los tiempos de Sebadoh), seguro que se convierten en fijas de sus conciertos, y que deberán ser recibidas con los mismos honores con los que el público responde a casi todo su repertorio. Porque todo el mundo sabe (y puedo afirmar que sigue siendo así con este nuevo) que no hay disco malo de Dinosaur Jr. Algo muy a valorar en una banda con tantos años de trayectoria a sus espaldas. Manolo Domínguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario