lunes, 17 de noviembre de 2014

especial parade (7): intonarumore (2010) y materia oscura (2011)

Seguimos con el repaso a la discografía de Parade. Hoy toca el recopilatorio de hits y de rarezas Intonarumore, que reseña Manolo, y Materia oscura, que comento yo mismo. 

Intonarumore, jabalina música, 2010


Intonarumore es un recopilatorio de greatest hits y rarezas de toda la etapa spicnic de parade, que primero iba a publicarse con subterfuge, después no quedaba claro con quién y, finalmente, acabó entrando en su nueva casa, la que lleva acogiendo al grupo desde la publicación de la fortaleza de la soledad. Jabalina comprendió que tamaña colección de regalos (los inéditos y rarezas del segundo cd) no podía quedarse sin llegar a manos de sus fans y lo editó en un doble cd que, además, tiene mi diseño preferido de Mario Feal. 


En el primer cd una selección de las canciones grabadas en esa fortaleza llamada como los instrumentos creados por Luigo Russolo que ilustran la portada, todas ya clásicas de la carrera de Parade, y en el segundo una colección de rarezas repartidas entre intros instrumentales que parecen sacados de aquellos primeros experimentos futuristas y que condensan todo el valor de este recopilatorio para los más seguidores del proyecto.


Ahí están buena parte de sus versiones: la del qué nos pasó de la casa Azul que yo imagino parte del SPLIT EP frustrado de versiones compartidas entre ambos y La Monja Enana, las canciones de algunos de sus compositores de referencia como Battiato (vía lactea), Berlanga/Canut (carne, huesos y tú), Fernando Márquez (en el futuro de Kikí D'Akí) o Domenico Modugno (Ciao ciao Bambina), sus aportaciones a discos tributos (Family, Joe Meek) y referencias a artistas cercanos como Meteoro o Alpino (aquí aparece la versión paradiana del tema que Antonio cedió para Trabuchelia).

Y también canciones que se quedaron fuera de los cds como la preciosa Mutantes que solo se entiende su descarte por una cuestión de que no encajara tanto por tener un sonido más electrónico que el resto del disco, Seis meses lloviendo o Eolo. Y dos temas incluidos en sus primeras maquetas de entre las que destaco Silvia, una joya que me hace pensar si no estaré perdiendo aún más por no haber accedido a esas demos en su día.

Intonarumore podía haberse quedado en solo una anécdota con el primer cd, pero junto a ese segundo disco se convierte en otra joya más para quienes llevábamos ya diez años viviendo en los cuentos de ciencia ficción que son sus discos. Un perfecto regalo con suelo hexagonal de principios del siglo XX. (manolo)

Materia oscura, jabalina música, 2011


Cuando se publicó Materia Oscura andábamos ávidos de Parade. Y no será porque nos tenía abandonados, recientemente se había publicado La fortaleza de la soledad e Intonarumore, así que íbamos bien servidos, pero por cualquier razón, la salida de este disco fue todo un acontecimiento. Recuerdo haberla vivido con muchas ganas, deseando poder escuchar el disco al completo cuánto antes. 


De Materia oscura ya hablé en la nadadora a raíz de su salida (sí, siempre hablando de lo que más nos gusta), pero me gustaría ahora corregirme a mí mismo. Hoy día no diría tan a la ligera que Materia oscura es el mejor disco de Parade, y no porque no tenga méritos para serlo, sino porque cualquier disco de Parade podría ser su mejor disco y en estos momentos yo no soy capaz de decidir. 

Sí, aquí cada una de las canciones es un hit potencial, un no parar de bailar y bailar y emocionarse y emocionarse con cada canción. Uno de los discos de Parade más inmediatos (aquí sí que sigo pensando lo mismo).
Sigo pensando que Antonio Galvañ es el mejor plasmando metáforas (aunque, ups, esto ya lo dije en la reseña de Consecuencias de un mal uso de la electricidad de este mismo especial), porque nos toca donde nadie lo hace. 
  
                                     

Creo que también que Materia oscura es el disco más orgánico de Parade, donde las guitarras y las baterías campan a sus anchas e inducen a levantarte del sillón, cosa que le agradecemos, que ya nos estamos haciendo mayores y le hemos cogido mucho cariño a eso de la vida contemplativa.


Eso sí, me van a permitir citarme a mí mismo (ays, que eso ya lo he hecho durante todo este rato) y terminar diciendo que:


"Que Dios o Spock bendiga al Sr. Parade, que sin él, seguro que nuestra vida sería mucho más aburrida" (javi)


No hay comentarios:

Publicar un comentario