jueves, 27 de abril de 2017

the leftovers: el apasionante principio del fin

La segunda temporada de The Leftovers tiene el inequívoco sello de calidad 10/10 del marino. Una chorrada como cualquier otra con la que destaco cosas que me han vuelto loco, que me han volado la cabeza, que de una forma u otra me han cambiado la vida. Dentro de estas cosas se encuentran la película Anomalisa, el disco Ataque de amor de El Palacio de Linares, etc. Y los diez capítulos de la segunda temporada de una de las mejores series que la televisión ha podido ver recientemente. Después del apoteósico final de la segunda temporada, la serie ha regresado con lo que será su temporada final, sus 8 últimos capítulos.

SPOILERS TAN GRANDES COMO JUSTIN THEROUX (a la altura del 3x02)

Con un 3x01 que ha servido para situarnos de nuevo en la historia, el que realmente nos ha introducido en la esencia de la serie ha sido el 3x02, un capítulo magistral, de los ya habituales en los que se centran en un personaje, en este caso, Nora. Repleto de guiños (desde la sintonía inicial al actor invitado pasando por las referencias a Wu-Tang Clan) y con un tono tragicómico (muchas de las escenas del capítulo son directamente gags) que le sienta de maravilla a la historia, fácilmente podría pasar por ser uno de los mejores capítulos hasta el momento.
Sentando las bases de lo que parece el leit motiv de la temporada, hemos encontrado solución a algunos enigmas, pero incluso así no nos hemos quedado exentos de los habituales y maravillosos WTF que tanto gustan los creadores.
Y para WTF, los extraños epílogos de ambos episodios, que todavía no entendemos y que incrementan la sensación de desorientación.























Mención aparte merece la música realizada por Max Richter. Con la impresionante melodía del tema titular a la cabeza (increíble variación la que cierra el 3x01) que ya asociamos no solo a esos momentos que recordamos de la serie sino a los nuestros también, Richter se ha hecho tan esencial como cualquier otro personaje, siendo parte fundamental e imprescindible. Su contribución enmarca y cohesiona el tono y las formas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario